Join us on a literary world trip!
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Subscribe to read the full book or read the first pages for free!
All characters reduced
Te esperaré todas las noches - cover

Te esperaré todas las noches

Whitney G.

Publisher: Ediciones Pàmies

  • 4
  • 39
  • 0

Summary

"Por favor, deje su mensaje después de la señal…".

Penelope, sé que son las tres de la mañana, pero necesito quitarme este peso de encima.
No puedo seguir dándote consejos sobre cómo conseguir a ese otro tipo, contarte más "cosas sexis" que podrías hacer ni sugerirte más frases subidas de tono para enviarle por mensaje por la noche.
Como tu mejor amigo, he alcanzado mi límite, y, sinceramente, debo decir que no te merece.
No te estoy diciendo todo esto porque esté celoso ni porque tuvo la cara dura de decir que ganaba más dinero que yo (por cierto: sigo sin poder encontrar su nombre en la lista Forbes 500, y sé de buena tinta que ha alquilado el Ferrari, pero esa historia te la contaré otro día).
No es quien tú crees que es. Creo firmemente que estarías mucho mejor con otra persona, y necesito que lo compruebes por ti misma.
El hombre perfecto ha estado siempre delante de tus narices…
Tienes todos los motivos para no darme nunca una oportunidad, porque me conoces mejor que nadie, y porque además opinas lo mismo que los titulares de prensa que me llaman "el rey arrogante de Nueva York" o "el playboy ingobernable de Manhattan". 
No te estoy pidiendo demasiado… Solo quiero que rompas con él para estar conmigo.

Other books that might interest you

  • El sabor del pecado - cover

    El sabor del pecado

    Connie Mason

    • 6
    • 40
    • 0
    Su reputación le precedía donde quiera que fuera. Era lord Pecado, el libertino más famoso de la alta sociedad londinense. Ninguna mujer había logrado jamás resistirse a sus encantos. Olvidaban sus votos matrimoniales, a sus esposos y todo decoro cuando caían en sus brazos. Nada podía detener las conquistas de lord Pecado, ni siquiera la esposa con la que le casaron cuando todavía eran unos niños para preservar la paz entre los clanes escoceses e Inglaterra, y a la que no había vuelto a ver. Tenía el mundo a sus pies… hasta que conoció a una belleza de cabello canela, ligero acento escocés y una inocencia que contradecía su supuesto matrimonio con un hombre mayor.
    Pero lady Christy no tenía ningún marido… que no fuera el propio lord Pecado. Habían transcurrido quince años desde que lo vio por primera vez, pero sabía que St. John Thornton —Sinjun para sus amigos y sus amantes—, era fiel a su reputación. Christy tenía claro que no le costaría mucho trabajo conseguir que la sedujera y consumara su matrimonio sin saberlo, rescatándola así de un destino todavía peor junto a un hosco jefe escocés. Pero lo que nunca imaginó fue que le resultaría tan difícil separarse después de él…
    Show book
  • Al segundo click - cover

    Al segundo click

    Anna Pólux

    • 1
    • 8
    • 0
    La relación de Alison y Jessie parece consolidarse, hasta que un doble tic azul en la conversación con Jess_92 remueve en Alison sentimientos que creía superados. Su necesidad por descubrir quién se esconde tras ese nickname despierta en Jessie viejas inseguridades, y el deseo de cerrar por fin ese capítulo se mezcla con el miedo que le da perder a Alison si se conocen en persona. 
    Ambas se enfrentan a una pregunta cuya respuesta tiene el potencial de romperlas o de hacerlas más fuertes: ¿en el amor es suficiente con que haga click tan solo una vez?
    En Al primer click, la autora planta las semillas de la montaña rusa de emociones de Al segundo click. Tras Cosas del destino y El Plan C, Anna Pólux vuelve a traernos una historia que va más allá de lo romántico, con toques de intriga y giros inesperados en la trama.
    Show book
  • Blackmoore - cover

    Blackmoore

    Julianne Donaldson

    • 16
    • 105
    • 2
    En la Inglaterra de 1820 la única carrera para la mujer es casarse. Pero Kate Worthington conoce su corazón y sabe bien que nunca lo hará. Su plan es viajar a la India, aunque solo sea para encontrar la paz que le pide su espíritu inquieto y para escapar de una familia a la que aborrece. Sin embargo, su entrometida madre tiene otros planes para ella, así que le plantea un trato: podrá ir a la India, sí, pero solo tras haber conseguido —y rechazado— tres propuestas de matrimonio.
    Decidida a cumplir su parte del trato, Kate parte hacia la mansión de Blackmoore, para pedir ayuda a su amigo de la infancia, Henry Delafield. ¿Será capaz de rechazar una propuesta que, en realidad, es lo único que puede dar alas a su corazón?
    Show book
  • Dimelo cantando - cover

    Dimelo cantando

    Inma Rubiales

    • 0
    • 4
    • 0
    Mi corazón todavía late al ritmo de tu voz.
    Tras romper con su pasado, Holland comienza una nueva vida en la Universidad de Bellas Artes de Londres, pero su camino no tardará en cruzarse con el de sus viejos amigos, y, entre ellos, con el de su exnovio, Alex, que está pasando por una mala racha: no es capaz de componer ninguna canción y, por si fuera poco, la tensión en su grupo, 3 A. M., está a flor de piel. Además, Holland tiene que lidiar con las duras críticas de sus padres, que no aceptan que quiera hacer realidad sus sueños.
    Sin embargo, esta vez quiere ser valiente. Está decidida a tomar las riendas de su vida y volver a escuchar la música de su corazón.
    De la autora de Un amigo gratis y Mi conquista tiene una lista.
    Show book
  • También recuerdo la lluvia - cover

    También recuerdo la lluvia

    M.C. Sark

    • 3
    • 12
    • 0
    «La oscuridad define y perfila la luz. No existe la una sin la otra». 
    He vivido al menos cien vidas. He sido amante, guerrero, asesino y vividor. Hace mucho que la humanidad me tachó de monstruo —no sin razón—, pero siempre he conseguido burlar al pueblo y a los hombres de Dios. 
    Cien vidas. Demasiadas. En todo ese tiempo he faltado, infringido y pecado, y he tocado mil veces a las puertas del infierno. Pero, perdido en ese bucle, he terminado desgastándome hasta convertirme en una sombra de mí mismo. Un impasible espectador de este mundo. 
    Sin embargo, aún conservo la esperanza. Sé que lograré revertir la desgana y volveré a ser quién fui antes de que el hastío me ahogara en su maldición. 
    Mi nombre es Balthazar Pólotsk y colecciono historias. Y al igual que los retratistas buscan el rostro perfecto que les sirva de inspiración, yo lleno mis cuadernos de traiciones, envidias y amores llevado por el deseo de volver a experimentar viejas y nuevas sensaciones. 
    Como cualquier ser humano. 
    Lucille, ¿serás tú quien me ayude a recordar?
    Show book
  • Novio por treinta días - cover

    Novio por treinta días

    Whitney G.

    • 6
    • 53
    • 0
    Nunca debería haber aceptado ese acuerdo…
    Hace treinta días, mi jefe —un tiburón de Wall Street— acudió a mí con una oferta que no pude rechazar: poner mi firma en una línea de puntos y fingir ser su prometida durante un mes. Si accedía, podía rescindir mi contrato laboral con una indemnización por despido "extremadamente generosa".
    Las normas eran muy sencillas: prohibido besarse y tener sexo. Solo había que fingir que nos queríamos ante la prensa, aunque desde el día que lo conocí siempre había deseado borrarle esa estúpida sonrisa de superioridad de la cara.
    Lo cierto es que no tuve que pensármelo dos veces. Firmé y comencé a contar los segundos que me faltaban hasta librarme al fin de su chulería de alta gama.
    Solo aguanté un minuto…
    Nos peleamos durante todo el viaje de cuatro horas hasta su ciudad natal y no conseguimos dar una impresión convincente ante la prensa que nos esperaba. Pero lo peor fue que, justo cuando iba a arrancarle aquel gesto arrogante de la cara, se quitó la toalla de baño delante de mí, a propósito, y me dejó sin palabras con su miembro de veinte centímetros, para "demostrarme quién era el más importante" en nuestra relación. Después me dedicó su estúpida sonrisa de suficiencia de nuevo y me preguntó si quería que consumáramos lo nuestro.
    Y lo peor de todo es que ese fue solo el primer día.
    Todavía quedaban otros veintinueve por delante…
    Show book