Join us on a literary world trip!
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Subscribe to read the full book or read the first pages for free!
All characters reduced
Ganar siempre - cover

Ganar siempre

Elsie Silver

Publisher: Ediciones Pàmies

  • 1
  • 6
  • 0

Summary

Stefan Dalca es guapo, inquietante y mandón. También es el enemigo público número uno en este pequeño pueblo, con un pasado turbio que es difícil pasar por alto. 
Puede que yo sea una veterinaria de renombre, pero me encuentro en una situación difícil y Stefan es mi última esperanza. Necesito su ayuda para salvar a un potro enfermo, y él a cambio quiere tres citas conmigo.
Todo comienza como una simple transacción, pero cuanto más tiempo paso con él, más me pregunto si realmente es el villano que todos dicen que es. Stefan me hace sentir como nadie antes, y valora mi inteligencia con tanta pasión como mi cuerpo. Me hace reír. Me hace sonrojarme. Me llama «gatita».
Con cada conversación íntima, con cada mirada robada, la temperatura entre nosotros aumenta. Y, cuando por fin me toca, saltan chispas.
De pronto, me veo anhelándolo de una forma que los que me rodean no van a aprobar ni a entender. Ceder ante Stefan Dalca es jugar con fuego, pero no me importa…
Available since: 02/12/2024.
Print length: 310 pages.

Other books that might interest you

  • A Roma sin amor - cover

    A Roma sin amor

    Marina Adair

    • 2
    • 18
    • 0
    Annie cree que la única manera de dejar de sentirse fuera de lugar es crear su propia familia. Sin embargo, le está resultando bastante complicado, porque todos los hombres con los que sale encuentran el amor de su vida… justo después de romper con ella.
    Tras su último desengaño, decide que es hora de empezar de cero, sin hombres. Y se muda a Roma (Rhode Island, EE. UU.), y no a Roma (Italia), para trabajar en el hospital de la ciudad, donde, por sorpresa, acaba compartiendo casa con un compañero tan enigmático como corpulento y sexy.
    Tras cubrir una historia literalmente explosiva en China, el fotoperiodista Emmitt Bradley vuelve a casa herido y con la intención de afianzar el lugar que ocupa en la vida de su hija Paisley. Pero con un padrastro y un tío entregado, Emmitt parece tener que pelear por su sitio. Por no hablar de la adorable invasora que ocupa su casa, que supone un problema añadido, uno que a él le encantaría resolver en la intimidad. Demasiados frentes abiertos: Annie ha renegado de los hombres, Paisley está en pleno furor adolescente y el padre de Emmitt, con el que estaba distanciado, reaparece con un secreto que lo cambia todo.
    Annie y Emmitt están a punto de descubrir que el amor adopta muchísimas formas y que, a veces, las mejores familias son las que elegimos.
    Show book
  • Las tres reglas de mi jefe - cover

    Las tres reglas de mi jefe

    Emily Delevigne

    • 1
    • 39
    • 0
    Me llamo Rhys Knight y soy uno de los hombres más ricos de Estados Unidos. Nunca he mezclado los negocios y el placer, y prueba de ello es el imperio que he levantado en poco tiempo. Cierro contratos, destino dinero a causas benéficas y salgo con mujeres preciosas a las que no vuelvo a ver al día siguiente. Mi vida es perfecta, o al menos lo era hasta que mi mejor amigo me pidió el favor de contratar a su hermana pequeña como secretaria…, y desde ese día soy incapaz de no imaginármela desnuda.
    Casey Evans es todo lo que no suelo buscar en una mujer: habla demasiado y le gusta el contacto físico, lo que supone el incumplimiento de dos de mis reglas a la hora de trabajar conmigo. Sin embargo, supe que todo cambiaría esa noche, cuando celebramos haber cerrado un acuerdo con un magnate ruso… A partir de ese momento tuve claro que no podría mantenerme alejado de ella nunca más.
    Show book
  • Mensajes de poniente - cover

    Mensajes de poniente

    Jane Hormuth

    • 0
    • 4
    • 0
    Escocia, siglo XV.
    Kenza es la curandera del clan McLeod. La mañana siguiente a la celebración de Ostara sale al bosque en busca de corteza de sauce. Entre la maleza descubre la presencia de seres de Otro Mundo. Para su sorpresa desaparecen ante sus ojos; movida por la curiosidad, se acerca, oye un sonido extraño y… ¡viaja a través del tiempo! El portal que atraviesa no es uno cualquiera: una importante agencia secreta de inteligencia, la FVEY, lleva años realizando este tipo de paseos temporales con finalidades científicas e históricas.
    Siusan y Elliot Casey serán los primeros en auxiliar a la dama medieval, sin entender del todo su forma de hablar o de vestir o su extraño comportamiento. Su nieto, Owen, se hará cargo de la situación, pues cree que Kenza es una farsante… hasta el día en que se topa con la verdad: los agentes de la FVEY persiguen a la viajera por resultar una amenaza para sus intereses secretos. El camino que Owen y Kenza habrán de emprender para escapar de la amenaza los llevará más lejos de lo que nunca imaginaron. Tratarán de buscar un portal para lograr que Kenza vuelva a su época antes de que la FVEY dé con ella.
    Owen pronto se dará cuenta de que Kenza es una mujer excepcional, con un carácter inocente pero mezclado con la ferocidad de los antiguos highlanders. A pesar de las circunstancias sus corazones latirán juntos, y poco a poco irán sintiendo una atracción imparable, ¿pero qué estarán dispuestos a sacrificar para que su historia de amor entre siglos pueda sobrevivir?
    Show book
  • Amor y gin-to­nic - cover

    Amor y gin-to­nic

    María José Vela

    • 7
    • 31
    • 0
    Una novela hilarante y original donde el amor y la amistad se presentan aderezados con humor ácido y… unos cuantos los gin-tonics.
    Abi está a punto de alcanzar la felicidad en todos los sentidos. Acaban de anunciarle un ascenso y su novio de toda la vida quiere, por fin, hablar del futuro.
    Sin embargo, en una sola noche sus sueños se truncan y vuelve a darse de bruces con la cruda realidad. Por si fuera poco, aparece en su vida Hugo, un consultor dispuesto a lo que sea para seducirla. ¿Podrá Abi retomar las riendas de su vida? ¿Está la felicidad donde realmente pensamos?
     
    Show book
  • Doctor Prometido - cover

    Doctor Prometido

    Louise Bay

    • 1
    • 19
    • 0
    ¿Qué puede hacer una estadounidense famosa con el corazón roto cuando está en Londres tratando de olvidar a su ex? Obviamente, buscarse un prometido falso. 
    
    He viajado a Londres para esconderme de la prensa sensacionalista mientras intento superar una ruptura difícil con mi novio de toda la vida. Al salir de una cafetería me tropiezo con un muro. Solo que no es un muro: es un inglés guapísimo…, y acabo de tirarle un café caliente por encima.
    
    Mi víctima no solo me perdona por mancharle la camisa, si no que cuando le cuento que necesito quitarme a la prensa de encima, no duda en hacerse pasar por mi prometido.
    
    Nuestro acuerdo es claro: nada de esto es real… excepto que cuanto más tiempo pasamos fingiendo ser pareja, más difícil se me hace cumplir mi parte del trato. Y su ardiente mirada me dice que a él le podría estar pasando lo mismo.
    
    Por cierto, ¿os he comentado ya el cuerpazo que tiene cuando jugamos al Twister y acabamos desnudos? Tengo que reconocer que hace que me derrita.
    
    Estoy empezando a pensar que mi prometido falso podría tener madera para ser un excelente marido…
    Show book
  • Tentar al jefe - cover

    Tentar al jefe

    Natasha Madison

    • 4
    • 58
    • 0
    LAUREN
    Se suponía que volver al trabajo después de mi ruptura iba a ser una transición poco dolorosa, pero cuando mi nuevo jefe resultó ser un idiota arrogante y engreído, toda mi vida profesional se convirtió en una tortura. Vale, lo admito: llamarlo «caraculo» antes de saber que era el director de la empresa no fue lo más acertado. Hubiera debido ser fácil odiarlo. Solo que no contaba con que fuese tan guapo ni encantador cuando le da la gana y no se dedica a sacarme de quicio, claro.
    AUSTIN
    Esperaba que mi asistente fuese profesional y puntual, pero lo único que recibo son miradas fulminantes y comentarios fuera de tono. Debería despedirla, y, sin embargo, lo único en lo que puedo pensar es en recostarla sobre mi escritorio y romper todas las reglas que yo mismo me he impuesto con mis subordinadas. Una mirada. Una caricia. Una noche. Si rompemos las reglas, nuestras vidas nunca volverán a ser iguales. Lo bueno es que las reglas se hicieron para romperlas. Y además, no está tan mal tentar al jefe…
    Show book