Reading without limits, the perfect plan for #stayhome
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Read online the first chapters of this book!
All characters reduced
Confesiones del estafador Félix Krull - cover

Confesiones del estafador Félix Krull

Thomas Mann

Translator Isabel García Adánez

Publisher: Edhasa

  • 2
  • 2
  • 0

Summary

Esta es probablemente la novela más juvenil jamás escrita por un anciano, el más perfecto ejemplo de la ironía que caracteriza buena parte de la obra de Thomas Mann, quien se sitúa aquí en la estela de Cervantes y Stendhal para ofrecernos la que sin duda es la novela picaresca más importante del siglo XX. 

Parodiando las novelas de aprendizaje, tan arraigadas en la tradición literaria alemana, estas "confesiones" nos conducen por todas las etapas de una vida cuyo propósito explícito es convertirse en una obra de arte. 

A tenor de esta concepción estética de la vida, las trampas, los robos y las imposturas acaban no sólo por justificarse, sino incluso por constituir un estilo de vida de moralidad irreprochable.

Other books that might interest you

  • Otra vuelta de tuerca - cover

    Otra vuelta de tuerca

    Henry James

    • 6
    • 19
    • 0
    Flora y Mails, dos niños huérfanos, están bajo la tutela de su tío, un joven adinerado, dueño de la mansión Blay. Éste no desea hacerse cargo de la educación de sus sobrinos, salvo en lo estrictamente material. Para ello contrata los servicios de una joven e inexperta institutriz que viajará hasta la mansión para cuidar y educar a los niños. Con cierto recelo a su llegada, está dispuesta a hacerse respetar. Sin embargo, se verá sorprendida por la grata acogida que le dispensan el ama de llaves y los niños. Se siente feliz y afortunada por el entorno en el que va a vivir.
     
    Esta serena y apacible tranquilidad pronto se verá turbada por la aparición de unos fantasmas que visitan a los niños. Aparentemente sólo los ve ella. El ama de llaves, la señora Grose, reconoce posteriormente, la descripción que hace de ellos la joven. Son un antiguo criado de la finca y la anterior institutriz que murieron un año atrás. La muchacha, profundamente impresionada, hará todo lo posible para defender a los pobres niños de aquellas siniestras presencias.
     
    Con este sencillo relato Henry James logra dar "otra vuelta de tuerca" a las historias de fantasmas. Una historia de gran complejidad  y con múltiples interpretaciones, donde la ambigüedad es una de sus mejores bazas y la profundidad simbólica y psicológica es tan grande que se necesitan varias lecturas para apreciarla. Considerada como una obra imprescindible de la literatura universal y la mejor en su género.
    Show book
  • Marido y mujer - cover

    Marido y mujer

    Wilkie Collins

    • 1
    • 16
    • 0
    En el prólogo de esta novela, un hombre descubre, al cabo de los años, que su matrimonio no es válido legalmente, ocasión que aprovecha para repudiar a su mujer y casarse con otra. Trece años después, Anne Silvester, la hija de la mujer repudiada, será también víctima, como su madre, de una extrema peculiaridad legal. Sólo que en este caso se trata de la terrible posibilidad de haber contraído matrimonio, sin saberlo, con el prometido de su mejor amiga.
    Y eso no es todo... Hay otro hombre en liza, al que Anne ha amado y por el cual ha sido deshonrada:  el apuesto y cínico Geoffrey Delamayn, «un Hércules moderno» que «añade al instinto irracional del perro la astucia calculadora de un hombre». Bajo los designios de este vi-llano, lo que empieza como una cáustica, y a menudo hilarante, comedia de equívocos se transforma paulatinamente en un horrible cuadro con-yugal de traición, venganza, malos tratos, locura y asesinato.
     
    Marido y mujer (1870), inmediatamente posterior a La Piedra Lunar, pertenece al período de mayor creatividad de Wilkie Collins. Basada en circunstancias reales y centrada en torno a la Ley y a la brutalidad, encierra una atrevida denuncia de la institución del matrimonio, esa «ce-remonia que dice, de hecho, ya que no con palabras: “Dad el salto en la oscuridad. ¡Lo santificamos pero no damos garantías!”».
    Show book
  • Pequeño elogio de la fuga del mundo - cover

    Pequeño elogio de la fuga del mundo

    Rémy Oudghiri

    • 4
    • 6
    • 1
    ¿Quién no ha sentido, al menos una vez en la vida, el deseo de alejarse del mundo? ¿Quién no ha soñado con dejarlo todo y desaparecer? La tentación de la huida, el motivo de la fuga mundi, es recurrente en nuestra cultura porque permanece vivo a lo largo de la historia, y siempre provoca una mezcla de fascinación, nostalgia y callado remordimiento. Para seguir su rastro, de la huida al desierto predicada en el siglo iv por el eremitismo cristiano al exaltado elogio de la evasión entonado por los hippies de la década de 1960, el sociólogo Rémy Oudghiri se ha deshecho de las herramientas habituales de su oficio —estudios, encuestas y estadísticas— para dejarse guiar por una docena de libros y autores, de Petrarca a Rousseau, de Flaubert a Tolstói, de Simenon y Emmanuel Bove a Le Clézio y Pascal Quignard. Porque la literatura abarca todos los registros, de la emoción a la razón, y no desdeña ningún método, de la introspección a la descripción, el relato o la poesía, el realismo o la ficción.
    
    Y porque los escritores no están constreñidos por protocolos rigoristas y se atreven a explorar territorios desconocidos e inciertos. Este pequeño gran libro es una invitación a tratar de comprender mejor en qué reside la irresistible atracción que produce el gesto de ruptura con el mundo, y descubrir, bajo sus diferentes máscaras, este secreto, sorprendente y paradójico: que huir del mundo es otra manera de iniciarse en él verdaderamente.
    Show book
  • Los ojos del hermano eterno - cover

    Los ojos del hermano eterno

    Stefan Zweig

    • 3
    • 4
    • 0
    Los ojos del hermano eterno, libro curiosísimo en la obra de Stefan Zweig, está escrito como una leyenda oriental situada mucho antes de los tiempos de Buda.
    Narra la historia de Virata, hombre justo y virtuoso, el juez más célebre del reino, que después de vivir voluntariamente en sus propias carnes la condena a las tinieblas destinada a los ase­sinos más sanguinarios, descubre el valor absoluto de la vida y reconoce en los ojos del hermano eterno la imposibilidad intrínseca de todo acto judicativo. Virata llega a ser, después de su renuncia, un hombre anónimo a quien le espera, una vez muerto, un olvido todavía más perenne, el de la historia que sigue su curso prescindiendo del hombre más justo de todos los tiempos.
    "Este es uno de los libros más bonitos de todos los que he leído. Mientras lo disfrutaba, me daba cuenta de que era lo que necesitaba leer, lo que busco siempre que abro un libro. Rara vez he encontrado una novela en que me agrade todo, de principio a fin".
    Pablo d'Ors, ABC
    "Parece como si esta pequeña historia de Stefan Zweig se hubiera situado en el Nepal del siglo VI a.c. porque la lección que lleva consigo era imposible imaginársela entre los modernos restos de la moral burguesa, democrática y cristiana de Occidente".
    Jordi Llovet, El País
    "Zweig dejó reflejado en su bellísimo cuento Los ojos del hermnao eterno la relatividad y subjetividad de esta clase de valores que son la moralidad, la bondad o la justicia".
    Marisol Ortíz de Zárate, El Correo Español
    "Bello relato, escrito con maestría".
    Fernando Pinto, Menorca
    Show book
  • El idiota - cover

    El idiota

    Fiódor M. Dostoievski

    • 3
    • 11
    • 0
    «Necesito tratar con buenas personas», dice el joven príncipe Lev Nikoláievich Myshkin al llegar a San Petersburgo, después de pasar cuatro años en un sanatorio suizo tratándose el «mal caduco». Apenas tiene dinero y su única esperanza es una pariente muy remota, Lizaveta Profófievna Yepanchiná, casada con un general retirado y madre de tres hijas. El mismo día de su llegada es un cúmulo de incidencias: desde la acogida –mezcla de curiosidad y suspicacia– que le dispensa su lejana familia hasta una noche de escándalo y humillaciones en casa de una bella mujer de mala reputación, Nastasia Filíppovna, cercada por varios pretendientes. Se encuentra de pronto, en fin, arrojado al acontecer, en medio de «una gente extremadamente rara», como un eremita obligado a socializar. Con su candidez e inconsciente indiscreción, a lo largo de la novela  no dejarán de llamarlo «idiota», pero también «artista», «enfermo», «loco», «niño»; y algunos creen que es un tipo astuto que esconde algún as bajo la manga. Él es incapaz de comprender la mentira, el desdén, la bajeza, la «extraña e incesante necesidad de ser y sentirse permanentemente agraviado», el «estado febril» en que él mismo se sumerge a veces. «Estoy de más en la sociedad», llega a pensar, pero la compasión y un impulso de ser de algún modo útil le impiden abandonar, con dramáticas consecuencias. Escrita después de Crimen y castigo y antes de Los demonios, de nuevo en un largo período de penurias, El idiota (1868-1869), que aquí presentamos en una nueva traducción de Fernando Otero Macías, inicia el ciclo final de obras maestras de Dostoievski. Como ellas, ha propiciado múltiples lecturas, pero sigue siendo la más enigmática e imprevisible de todas.
    Show book
  • Las confesiones del señor Harrison - cover

    Las confesiones del señor Harrison

    Elizabeth Gaskell

    • 4
    • 19
    • 0
    Al terminar su formación en un hospital de Londres, el joven señor Harrison acepta un puesto de ayudante de médico rural en la pequeña ciudad −«yo lo llamaría pueblo»− de Duncombe. «Le parecerá a usted un dato estadístico curioso –le dice su mentor al llegar−, pero cinco de cada seis cabezas de familia de cierto rango en Duncombe son mujeres. Tenemos un gran número de viudas y solteronas ricas. A decir verdad, querido señor, creo que usted y yo somos casi los únicos caballeros.» Y, aunque el recién llegado se fija inmediatamente en Sophy, la hija del párroco, no tardará en convertirse en el centro de una equívoca red de expectativas y decepciones que pondrá a prueba su paciencia… y también su vanidad. Las confesiones del señor Harrison (1851) prefigura claramente Cranford: en su ambiente, en su humor delicado, en su retrato de las pequeñas peripecias que cambian o prolongan el modo de vida de una comunidad apartada y aparentemente tranquila, se percibe ya el interés de Elizabeth Gaskell por trazar, a su manera, una «historia de la vida doméstica en Inglaterra», como había sido intención, aunque nunca llegara a escribirla, del poeta romántico Robert Southey. Del interés de la autora por este plan da fe el artículo «La Inglaterra de la última generación», un divertido compendio de anécdotas de la vida de Knutsford, la pequeña ciudad en que pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia, publicado en 1849 y que incluimos como apéndice en este volumen.
     
    Mi querida Sherezade… [La llamo así, señora Gaskell,] porque tengo la seguridad de que sus poderes narrativos son incapaces de agotarse en una sola noche, seguro que du-ran al menos mil y una. Charles Dickens
    Show book