Reading without limits, the perfect plan for #stayhome
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Read online the first chapters of this book!
All characters reduced
La vida escondida entre los libros - cover

La vida escondida entre los libros

Stephanie Butland

Translator Laura Fernández Domínguez

Publisher: Los Libros del Lince

  • 25
  • 102
  • 0

Summary

Siempre puedes confiar en los libros para mantener tu secreto.Loveday Cardew prefiere los libros antes que las personas.
Si te acercas a ella lo suficiente, podrás ver que lleva tatuadas las frases iniciales de las novelas que más le gustan. Sin embargo, hay secretos de su pasado que jamás te revelará. Quince años atrás, Loveday perdió todo lo que tenía y amaba en una fatídica noche. Aquel horrible acontecimiento la llevó a convertir la librería en la que trabaja en su único refugio, pero todo está a punto de cambiar: alguien que conoce su pasado está tratando de enviarle un mensaje, y no hay nada que ella pueda hacer para evitarlo.
La vida escondida entre los libros es una novela tierna, irresistible, desgarradora y de una gran intensidad emocional; es un canto de amor a los libros, un bonito homenaje a la lectura y a todos quienes encuentran en ella su redención."Una novela única y hermosa que logra crear con ingenio un clímax conmovedor"
Tracy Buchanan"Insólita, inteligente… es imposible dejar de leerla."
Katie Forde"Loveday es un personaje maravilloso, me sedujo desde la primera página […] y su librería es el sueño de todo lector."
Julie Cohen, Autora de Dear Thing

"Loveday es atrabiliaria y encantadora. Me he enamorado de Archie y Nathan, de la librería y de la intriga."
Carys Bray, Autora de A song for Issy Bradley y The museum of you

"Una prosa exquisita y evocadora. Loveday es una heroína temeraria y frágil a partes iguales. La inquietante historia de su pasado está narrada de una manera asombrosa."
Tracy Rees, Autora de Amy snow

Other books that might interest you

  • Revolución - cover

    Revolución

    Juan Francisco Ferré

    • 1
    • 19
    • 0
    33 capítulos. 33 días narrados en primera persona por Gabriel Espinosa. 33 etapas de un descenso –o acaso ascenso– a la locura o a la lucidez total, en un recorrido que va de «El aburrimiento. El deseo insatisfecho» a «El futuro. El tiempo de la libertad absoluta. El tiempo de la revolución».
    Espinosa, investigador de una universidad, realiza peculiares experimentos, para los que capta por la calle a mujeres a las que les pide que le cuenten sus fantasías eróticas. Está casado con Ariana, de la que sospecha –con razón, según todos los indicios– que le engaña. Y tiene tres hijos, dos biológicos, los gemelos Sofía y Pablo, y un tercero, Aníbal, adoptado y superdotado. Este último muestra una inusitada afición a observar por internet a un transexual californiano y a seguir la agonía de un erizo a través de los vídeos que cuelgan sus desalmados torturadores.
    Conforme avanzan los días, lo cotidiano se va tornando alucinatorio y esquizofrénico: Aníbal desaparece, acaso secuestrado por una secta pedófila obsesionada por los niños superdotados, y van haciendo su aparición un variopinto repertorio de personajes estrambóticos como Freddy el fauno, el doctor Drax, un ente –¿divino?– llamado Madre o Abraxas, mientras se producen sacrificios humanos y reencarnaciones en forma de… erizo.
    Revolución es una novela insurrecta, transgresora, provocadora, golfa, lisérgica, esotérica, mística, pornográfica, trastornada, perturbadora y sobre todo arrolladora. Un engranaje narrativo que fluye con un ritmo frenético y extático, y funciona con la precisa lógica del delirio. Una aventura literaria deslumbrante que atrapa al lector en las seductoras y perversas redes de la ficción.
    Show book
  • Black black black - cover

    Black black black

    Marta Sanz

    • 2
    • 12
    • 0
    Los padres de Cristina Esquivel, una geriatra a la que han encontrado estrangulada en su piso de Madrid, contratan al detective Arturo Zarco para que encuentre al asesino. En realidad, lo que esperan es inculpar a Yalal, el albañil marroquí con el que estaba casada Cristina, y que ahora tiene la custodia de la hija de ambos. Zarco es un detective muy poco convencional; cuarentón, gay, y aún estrechamente ligado a Paula, su ex mujer, a la que cuentay con la que discute por teléfono las vicisitudes de la investigación, y hasta los pormenores de sus fascinaciones eróticas. Pero bajo la superficie de las charlas, tras el relato de ir y venir de vecinos sospechosos y de presuntos implicados, la conversación telefónica entre el detective y Paula se convierte en un pretexto para la dominación y la venganza, para el daño que se quieren infligir dos personajes que se odían, se aman, se necesitan y se repelen. Hasta que el forcejeo dialéctico entre Zarco y Paula queda, de repente, interrumpido por el diario de la enfermedad de Luz, una de las vecinas de la geriatra asesinada, y madre de Olmo, el jovencito que fascina y perturba a Zarco.
    Y un relato interfiere en el otro relato, y el encanto y la seducción de lo reconocible se suspenden. Queda también en suspenso el clímax del desvelamiento, y el lector se ve obligado a participar y a pensar sobre el sentido de la interferencia, mientras Luz escribe la narración minuciosa del asesinato de casi todos sus vecinos, habla de su dieta, sus vicios y sus menstruaciones perdidas, de su psiquiatra, el doctor Bartoldi, del daltonismo de su hijo Olmo, de la responsabilidad de la ficción, de las mentiras de las verdades y de las verdades de las mentiras.
    Black, black, black es una espléndida novela negra que puede leerse como tal, pero también, y sobre todo, como otra cosa, puesto que Marta Sanz nos propone una lectura insurgente sobre la violencia del sistema, sobre su imperfección, un relato donde la idea del crimen como resultado de la fricción social, de algo más terrible que las patologías, abre la posibilidad de una investigación psicológica que profundice en las relaciones de causa y efecto y no se base sólo en las pruebas de laboratorio y en las mesas de los forenses. Se trata, pues, de una ficción donde la violencia inexplicable acaba ajustándose al razonamiento lógico y lo "imperceptible" sale a la luz con toda la potencia que tiene lo siniestro, ese "siniestro familiar" del que hablaba Freud. Y ésta es la concepción, política y retórica, que sustenta esta novela policíaca inteligente, divertida y subversiva.
    Show book
  • La prisionera del mar - cover

    La prisionera del mar

    Elisa Sebbel

    • 9
    • 45
    • 0
    1809, Una isla desierta en medio del Mediterráneo.5000 hombres y 21 mujeres abandonados a su suerte.El conmovedor destino de Héloïse. 
    1809. Las guerras napoleónicas están en su apogeo. Mientras creen ser repatriados a Francia, 5000 soldados del ejército napoleónico, perdedores de la gran batalla de Bailén, son deportados a la isla de Cabrera, en las Islas Baleares. Para sobrevivir: insuficientes raciones de agua dulce y comida, precarios refugios que construyen ellos solos con ramas encontradas en la isla. 
    Les acompañan 21 mujeres, entre ellas, Héloïse, una cantinera de dieciocho años que acaba de perder a su marido en el viaje. Si la guerra ya había herido a los hombres, la desesperación del cautiverio les hace perder la razón. Por suerte, Henri, un cirujano del ejército, toma a Héloïse bajo su protección. Entre privaciones, epidemias y tormentas, los muertos se acumulan, la esperanza disminuye, y Héloïse solo piensa en liberarse de este infierno... hasta la llegada de nuevos prisioneros y de Louis, que lo cambiará todo. 
    ¿A fuerza de tenacidad, logrará Héloïse salvarse? Porque si el amor es un cautiverio voluntario, el mar ya la hizo prisionera...
    Show book
  • Los reflejos de la luna - cover

    Los reflejos de la luna

    Edith Wharton

    • 2
    • 5
    • 0
    «No se le había ocurrido todavía que quienes consienten en compartir el pan de la adversidad pueden querer todo el pastel de la prosperidad para ellos solos.» Edith Wharton
    
    Nick Lansing y Susy Branch son jóvenes, atractivos, brillantes: pagan «buenas cenas solo con buenos modales». Nick malvive de un menguante patrimonio familiar y de escribir artículos para una enciclopedia, aunque su ambición es ser novelista. Susy, hija de un padre derrochador ya fallecido, lleva desde los diecisiete años sabiendo «arreglárselas», y viviendo de prestado en las múltiples casas, en Nueva York y en Europa, de sus amigas millonarias. Ninguno de los dos tiene un centavo pero están enamorados y deciden casarse, con la condición de que se separarán amistosamente si en un futuro alguno de ellos encuentra «un partido mejor». Empiezan a celebrar su moderno pacto con una luna de miel en la villa que les deja un amigo en el lago de Como. No tardan, sin embargo, en surgir conflictos de «sensibilidad moral»: ¿se puede ser un parásito de una manera más lícita que otra? ¿Hay límites? ¿La moralidad puede ser sinónimo de arrogancia? ¿Hay vida y amor más allá del dinero y el lujo? Los reflejos de la luna (1922), publicada dos años después de que Edith Wharton ganara el Premio Pulitzer por La edad de la inocencia, plantea estos dilemas a través de una agitada trama de intrigas, humillaciones y malentendidos. Los personajes se verán envueltos en una comedia de enredo pero sin risas: la autora no se burla de ellos, pero los somete con exquisito rigor a dolorosos apuros, a las patéticas tribulaciones del no saber. Y el centro es siempre el temor a la soledad. Wharton aúna en esta novela su característica ironía y su talento para la crónica social de un modo realmente imponente. De ella Allan Dwan hizo en 1923 una adaptación cinematográfica, hoy perdida, en cuyo guión participó Francis Scott Fitzgerald.
    Show book
  • Monstruos rotos - cover

    Monstruos rotos

    Lauren Beukes

    • 7
    • 37
    • 0
    «Tengo que decirlo: ¡este libro es alucinante, una fantasmagoría criminal! Esta espléndida novela es un manual para explorar la decadencia humana elevada a la enésima potencia». 
    
    James Ellroy
    
    
    
    En Detroit, la ciudad que se ha convertido en el símbolo de la muerte del sueño americano, una ciudad embargada, desahuciada, un asesino en serie pretende redimir sus frustraciones artísticas a través del horror. La detective de homicidios Gabriella Versado ha visto muchos cadáveres a lo largo de sus ocho años de carrera, pero este es demasiado macabro incluso para los estándares de Detroit: el tronco de un niño de doce años aparece pegado a la parte trasera de un ciervo, en una suerte de fusión repulsiva. A medida que la policía va hallando cadáveres cada vez más inquietantes, surge una pregunta: ¿cómo se puede sobrevivir en esa ciudad, escombrera del sueño americano?
    
    
    
    Monstruos rotos es un thriller que trasciende el género y que muestra ciudades rotas, sueños rotos y personas rotas que buscan recomponerse. Lauren Beukes se mueve sin esfuerzo entre los distintos submundos de la ciudad, ya sean comisarías de policía, las vidas secretas de unas adolescentes obsesionadas con internet, refugios para indigentes o los vecindarios moribundos de una ciudad renqueante, todo mientras se asoma al universo perturbadoramente hermoso y casi sobrenatural que existe en las fronteras.
    Show book
  • Tú también puedes tener un cuerpo como el mío - cover

    Tú también puedes tener un...

    Alexandra Kleeman

    • 3
    • 12
    • 1
    La singular primera novela de Alexandra Kleeman es un cruce sorprendente y a ratos inquietante entre La subasta del lote 49 de Thomas Pynchon y Ruido blanco de Don DeLillo.
    
    Tú también puedes tener un cuerpo como el mío es una historia de misterio narrada desde el punto de vista de la persona desaparecida, así como una disección de la sociedad contemporánea que aborda el sexo y la amistad, el consumismo y la obsesión por la alimentación y la belleza desde una óptica distópica pero extrañamente familiar.
    
    A es una mujer joven que vive en una anónima ciudad americana con su compañera de piso, B, y su novio, C. A se alimenta casi exclusivamente de helado y naranjas, ve cantidades ingentes de televisión y hace lo posible por amoldar su cuerpo a un canon de belleza que solo existe en la publicidad. B se esfuerza por parecerse lo más posible a A, copiando sus hábitos y apropiándose de sus pertenencias, mientras que A, a su vez, busca un sentido a su vida más allá de su dependencia sentimental de C.
    Show book