Join us on a literary world trip!
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Subscribe to read the full book or read the first pages for free!
All characters reduced
Monet - cover

Monet

Nathalia Brodskaya

Publisher: Parkstone International

  • 10
  • 25
  • 0

Summary

Para Claude Monet, el que se le considerara “impresionista” fue siempre un motivo de orgullo. A pesar de todas las críticas que se han hecho a su trabajo, siguió siendo un verdadero impresionista hasta el final de su muy larga vida. Lo era por convicción profunda y, por el impresionismo, pudo haber sacrificado muchas otras oportunidades que su inmenso talento le ofrecía. Monet no pintaba composiciones clásicas con figuras y nunca fue retratista, aunque su entrenamiento profesional incluía estas habilidades. Eligió un solo género y lo hizo suyo: el paisajismo, y en él logró un grado de perfección que ninguno de sus contemporáneos pudo conseguir. Sin embargo, cuando era niño, comenzó por dibujar caricaturas. Boudin aconsejó a Monet que dejara de hacer caricaturas y se dedicara a los paisajes. El mar, el cielo, los animales, las personas y los árboles son hermosos en el estado en que la naturaleza los creó, rodeados de aire y luz. De hecho, fue Boudin quien trasmitió a Monet su convicción de la importancia de trabajar al aire libre, que a su vez, Monet transmitiría a sus amigos impresionistas. Monet no quiso asistir a la Escuela de Bellas Artes. Eligió estudiar en una escuela privada, L’Académie Suisse, fundada por un ex-modelo en Quai d’Orfèvres, cerca del puente Saint-Michel. Ahí era posible dibujar y pintar modelos vivos por una tarifa modesta. Ahí conoció también al futuro impresionista Camille Pissarro. Más tarde, en el estudio de Gleyre, Monet conoció a Auguste Renoir, Alfred Sisley y Frédéric Bazille. Monet consideraba muy importante presentar a Boudin a sus nuevos amigos. También le habló a sus amigos de otro pintor que había encontrado en Normandía. Se trataba del holandés Jongkind. Sus paisajes estaban saturados de color y su sinceridad, que en ocasiones rayaba en inocencia, combinaba la sutil observación de la naturaleza cambiante de la costa normanda. En aquella época, los paisajes de Monet aún no se caracterizaban por una gran riqueza de color. Más bien recordaban las tonalidades de pinturas de los artistas de la escuela de Barbizon y las marinas de Boudin. Compuso un rango de colores basados en amarillo a marrón o en azul a gris. En la tercera exhibición impresionista en 1877, Monet presentó una serie de pinturas por primera vez: siete vistas de la estación ferroviaria de Saint-Lazare. Las seleccionó entre doce que había pintado en la estación. Este motivo en el trabajo de Monet es coherente no sólo con la obra Chemin de fer (El ferrocarril) de Manet y con sus propios paisajes en los que aparecían trenes y estaciones en Argenteuil, sino también con una tendencia que surgió tras la aparición de los primeros ferrocarriles. En 1883, Monet compró una casa en el poblado de Giverny, cerca del pequeño pueblo de Vernon. En Giverny, pintar series se convirtió en una de sus ocupaciones principales. Los prados se convirtieron en su lugar de trabajo permanente. Cuando un periodista que había llegado desde When Vétheuil a entrevistar a Monet le preguntó dónde estaba su estudio, el pintor le respondió: “¡Mi estudio! Nunca he tenido uno y no veo la razón por la que alguien quiera encerrarse en una habitación. Para dibujar, sí, pero para pintar, no”. Entonces hizo un gesto amplio para abarcar el Sena, las colinas y la silueta de un pequeño pueblo y declaró: “Este es mi verdadero estudio”. Monet empezó a ir a Londres en la última década del siglo XIX. Comenzó todas sus pinturas de Londres copiando directo de la naturaleza, pero completó muchas de ellas después, en Giverny. La serie formó un todo indivisible y el pintor tuvo que trabajar en cada uno de sus lienzos en algún momento. Un amigo de Monet, el escritor Octave Mirbeau, escribió que había logrado un milagro. Con aquellos colores logró recrear en el lienzo algo casi imposible de capturar: reprodujo la luz del sol, enriqueciéndola con un número infinito de reflejos. Como ningún otro de los impresionistas, Claude Monet adoptó una perspectiva casi científica de las posibilidades del color y la llevó hasta el límite; es poco probable que alguien más lograra llegar tan lejos como él en esa dirección.

Other books that might interest you

  • Fotografía erótica - cover

    Fotografía erótica

    Alexandre Dupouy

    • 23
    • 323
    • 1
    La fotografía erótica ha perdido gran parte de su exquisitez desde que Playboy y otras revistas de destape le cambiaron el envoltorio al cuerpo humano para el consumo de las masas. Al igual que sucede con gran parte de la pintura, la escultura y los grabados, la fotografía también ha estado desde sus comienzos al servicio del erotismo. Esta colección recoge fotografías eróticas tomadas desde los albores de la fotografía hasta justo antes de la Segunda Guerra Mundial, explorando sus orígenes en Francia y la evolución del género, incluido su periplo del recelo público de sus inicios al extenso mercado del que disfruta hoy en día. Este libro recoge a través de sus imágenes los encantos femeninos del pasado y, con un formato de gran comodidad, constituye un regalo perfecto.
    Show book
  • Las palabras de la imagen: ecfrasis e interpretación en el arte y la literatura - cover

    Las palabras de la imagen:...

    Pedro Agudelo Rendón

    • 0
    • 0
    • 0
    El texto Las palabras de la imagen. Ecfrasis e interpretación en el arte y la literatura, busca plantear algunas reflexiones sobre las relaciones entre arte y literatura, poniendo el acento en varios conceptos centrales de dichas relaciones como ecfrasis, narración, visión, imagen y figuración, entre otros. Aborda el tema de la representación del cuerpo en el arte helenístico, el humanismo y la relación entre narración (literaria) y arte (escultórico) a partir de la emblemática obra Laocoonte y sus hijos. Por otro lado, describe ecfrásticamente un conjunto de obras a partir de las estrategias que ofrece la ecfrasis como figura retórica.
    Show book
  • Pensar la danza - cover

    Pensar la danza

    Delfín Colomé

    • 4
    • 6
    • 0
    Como todo mundillo artístico, el de la danza está lleno de personajes y anécdotas fascinantes que a veces pasan inadvertidas para el gran público. El crítico, director de orquesta y pianista Delfín Colomé nos lo descubre en esta recopilación de artículos en primera persona, que sólo un apasionado de la danza, entregado a ella desde hace veinte años, puede escribir.
    Ameno e ilustrativo, este libro ayudará tanto al iniciado como al curioso a descubrir a los personajes históricos, a conocer mejor a los contemporáneos, a apreciar los estilos menos conocidos y, sobre todo, a pensar la danza.
    Show book
  • El complejo arte-arquitectura - cover

    El complejo arte-arquitectura

    Hal Foster

    • 2
    • 20
    • 0
    Uno de los grandes teóricos del arte de nuestros días analiza el estilo globalizado del arte y la arquitectura. 
    Hal Foster, autor del aclamado Diseño y delito, sostiene en este nuevo y polémico ensayo que la fusión de arte y arquitectura es una característica definitoria de la cultura contemporánea. Para ello identifica y define un "estilo global" de la arquitectura tal como la practican los grandes nombres de hoy: Foster, Rogers y Piano, un estilo al que se le pueden buscar paralelismos en Le Corbusier, Gropius o Mies van der Rohe. 
    Para cualquiera que se interese en el arte contemporáneo, sea cual fuere su conocimiento previo del tema, El complejo arte-arquitectura resultará un punto de referencia, una guía sugerente, una fuente autorizada, y en resumen una base segura para mirar, valorar y entender lo que nos rodea. 
    Foster comienza por describirnos una tendencia curiosa: la arquitectura cada día parece más arte, y el arte cada día parece más arquitectura. Su crítica recorre ese "complejo" que da título al libro.
    Show book
  • Historia de la música pop - Del gramófono a la beatlemanía - cover

    Historia de la música pop - Del...

    Peter Doggett

    • 3
    • 10
    • 0
    Un elegante, ameno y completo panorama de la música popular: desde el ragtime hasta el rock. 
    
    Hay una lista autorizada de los más importantes eventos de la historia musical, que todos coincidimos en reconocer y una galería de álbumes clásicos y de singles capaces de cambiarnos la vida, de géneros vitales, de añoradas eras —eternamente nuevas, eternamente maduras— listas para ser descubiertas.
    
    ¿Qué escucha la gente? ¿De dónde viene lo que escuchan? ¿Por qué les gusta? ¿Qué añade a sus vidas? Aproximarse a la música con un espíritu parecido a la genuina democracia puede acercarnos a las cotas más altas de placer. Así que este libro trata, sin complejos, sobre música que ha demostrado ser popular —globalmente, racialmente, generacionalmente— en lugar de sobre la música que los críticos adscriben el máximo valor estético.
    
    Ambicioso y revolucionario, el libro nos cuenta la historia de la música popular, desde la primera grabación a finales del siglo XIX hasta el nacimiento de los Beatles en este primer volumen y la omnipresencia de la música en nuestras vidas. En esta montaña rusa que es la historia social y cultural y a través de sus personajes protagonistas, Peter Doggett muestra cómo los cambios revolucionarios de la tecnología han convertido la música popular en el sustento del mundo moderno.
    
    •El jazz, una insignia de orgullo y un símbolo de libertad.
    •Los años veinte y principios de los treinta: la época de las big bands.
    •El furor del swing.
    •Los precursores del jump: las bandas de Count Basie y Lionel Hampton.
    •Johnny Hallyday se aúpa a las listas de éxito musicales francesas.
    •1954: un joven de diecinueve años conocido como Elvis Presley lanza su primer single para Sun Records.
    •Sinatra, la banda sonora de una generación.
    •Primer single de los Beatles en Capitol Records, "I Want to Hold Your Hand".
    Show book
  • El mártir del sacramento San Hermenegildo - cover

    El mártir del sacramento San...

    Sor Juana Inés de la Cruz

    • 0
    • 0
    • 0
    El mártir del Sacramento es uno de los tres autos sacramentales de sor Juana Inés de la Cruz, junto con El divino Narciso y El cetro de José. Sor Juana adapta en él la figura de san Hermenegildo, que construye con entera libertad dramática respecto de las fuentes históricas —a menudo opuestas en su valoración del príncipe visigodo— y al que convierte en un héroe religioso centro de un complejo conjunto de ideas y sentimientos que reúne motivos del martirio, la vanitas, la reflexión sobre la fugacidad de las glorias mundanas, los conflictos políticos y familiares con el rey Leovigildo, el desengaño y la resignación a los designios divinos.
    
    La presente edición ofrece el texto más fiable hasta la fecha, acompañado de un completo aparato de notas y un estudio preliminar que intenta situar al auto en su marco genérico y facilitar la comprensión de los lectores de nuestros días, eludiendo las frecuentes fantasías críticas que han desviado a menudo la lectura de esta pieza.
    Show book