Reading without limits, the perfect plan for #stayhome
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Read online the first chapters of this book!
All characters reduced
La Regenta I - cover

La Regenta I

Leopoldo Alas 'Clarin'

Publisher: CASTALIA

  • 0
  • 4
  • 0

Summary

En Vetusta, capital de provincia, Ana Ozores se casa con el antiguo Regente de la Audiencia de la ciudad, Víctor Quintanar, hombre bondadoso pero maniático y mucho mayor que ella. Viéndose sentimentalmente abandonada, Ana empieza a ser cortejada por el donjuán provinciano Álvaro Mesía. Para completar el círculo, el canónigo magistral D. Fermín de Pas, confesor de la Regenta, también se enamora de ella y se convierte en inconfesable rival de Mesía.
Obra fundamental de la narrativa española, La Regenta constituye una novela de una modernidad deslumbrante y de lectura inagotable. Rica en hallazgos narrativos, niveles de lectura sabiamente dispuestos y afinados análisis psicológicos, a través de las pasiones, odios, celos y obsesiones que despierta Ana Ozores en Vetusta ,"Clarín" lleva a cabo una implacable radiografía de la burguesía española finisecular. Con numerosísimas ediciones en el mercado desde su primera publicación (1984-85), ésta del profesor Gonzalo Sobejano, considerada ya la versión definitiva, ha sido alabada por toda la crítica.

Other books that might interest you

  • El sabueso de los Baskerville - cover

    El sabueso de los Baskerville

    Arthur Conan Doyle

    • 0
    • 5
    • 0
    Perseguido por una maldición familiar sobre un perro fantasmal y diabólico, sir Charles Baskerville encuentra la muerte en los páramos de Dartmoor. La historia abunda en personajes e intrigas, hasta llegar a un final inesperado, que entre Watson y el talentoso Sherlock Holmes logran dilucidar.
    Show book
  • Un grupo de nobles damas - cover

    Un grupo de nobles damas

    Thomas Hardy

    • 13
    • 21
    • 0
    «Un pequeño placer para el paladar literario.» Solodelibros 
    Retenidos por el mal tiempo en un museo municipal, los miembros del Club de Naturaleza y Arqueología de Wessex deciden entretenerse contando curiosas historias «de hermosas damas, de sus amores y sus odios, de sus alegrías y sus desdichas, de su belleza y su destino». Sus heroínas se revelan intrépidas y temerarias, capaces por ejemplo de contagiarse adrede de viruela para disuadir a un pretendiente no deseado, o de abandonar a un marido hosco y cruel para seguir a un amante hasta los confines del mundo. Bodas secretas, hijos ilegítimos, aventuras furtivas, y muchos errores impulsivos que sólo se reconocerán con el paso del tiempo, componen la sustancia de estas narraciones, que celebran la independencia y la pasión pero que al mismo tiempo advierten, con delicado escepticismo, de las imprevisibles vueltas de la rueda del destino. Thomas Hardy se inspiró en antiguas genealogías de las regiones de Dorset y Wiltshire para escribir Un grupo de nobles damas</em< (1878-1891), una colección en la que no faltan elementos góticos ni románticos, y donde la maestría de su autor en el giro impredecible, en la trama asombrosa y perfectamente trabada, nos depara un soberbio ejemplo de arte narrativo.
    Show book
  • Marido y mujer - cover

    Marido y mujer

    Wilkie Collins

    • 1
    • 16
    • 0
    En el prólogo de esta novela, un hombre descubre, al cabo de los años, que su matrimonio no es válido legalmente, ocasión que aprovecha para repudiar a su mujer y casarse con otra. Trece años después, Anne Silvester, la hija de la mujer repudiada, será también víctima, como su madre, de una extrema peculiaridad legal. Sólo que en este caso se trata de la terrible posibilidad de haber contraído matrimonio, sin saberlo, con el prometido de su mejor amiga.
    Y eso no es todo... Hay otro hombre en liza, al que Anne ha amado y por el cual ha sido deshonrada:  el apuesto y cínico Geoffrey Delamayn, «un Hércules moderno» que «añade al instinto irracional del perro la astucia calculadora de un hombre». Bajo los designios de este vi-llano, lo que empieza como una cáustica, y a menudo hilarante, comedia de equívocos se transforma paulatinamente en un horrible cuadro con-yugal de traición, venganza, malos tratos, locura y asesinato.
     
    Marido y mujer (1870), inmediatamente posterior a La Piedra Lunar, pertenece al período de mayor creatividad de Wilkie Collins. Basada en circunstancias reales y centrada en torno a la Ley y a la brutalidad, encierra una atrevida denuncia de la institución del matrimonio, esa «ce-remonia que dice, de hecho, ya que no con palabras: “Dad el salto en la oscuridad. ¡Lo santificamos pero no damos garantías!”».
    Show book
  • Si las mujeres mandasen - Relatos de la primera ola feminista - cover

    Si las mujeres mandasen -...

    Austen Jane, George Sand, Mary...

    • 7
    • 26
    • 0
    Un recorrido por algunos de los textos que contribuyeron a sentar las bases de la defensa de la dignidad, la inteligencia y el potencial humano de las mujeres durante la primera ola feminista.
    
    
    
    ¿Cómo iban a gobernar las mujeres, si se las consideraba menores de edad y necesitaban un hombre para supervisarlas? ¿Cómo iban a hacerse cargo de tal responsabilidad, si había quien pensaba que su capacidad intelectual era tan probadamente inferior que no podía malgastarse ni el erario público ni el privado en educarlas? Hasta la segunda mitad del siglo XVIII, las mujeres que ejercieron libremente como escritoras no pasaron de ser ejemplos aislados. Pero, a finales de ese siglo, la Ilustración había enarbolado las banderas de la libertad y la igualdad, y había convencido a las mujeres de que su momento había llegado, y, aunque los grandes ideólogos de las incipientes democracias liberales no tardaron en abandonarlas, se las puede considerar como precursoras de lo que, a finales del siglo XIX, se conocería como feminismo. 
    
    
    
    El relato de las injusticias, las desigualdades, el enclaustramiento físico y mental es el hilo violeta que une los relatos de esta antología. Muchas de sus autoras no se consideraban feministas, pocas entre ellas fueron militantes activas en alguno de los movimientos que englobamos bajo la primera ola del feminismo, pero está claro que todas contribuyeron a que podamos entender por qué el feminismo se convirtió en un movimiento tan sólido a través de tantos años.
    
    
    
    Jane Austen, Elizabeth Caroline Grey, Fredrika Bremer, George Sand, Mary Shelley, George Eliot, Louisa May Alcott, Mary E. Bradley Lane, Charlotte Perkins Gilman, Olive Schreiner, Kate Chopin, Begum Royeka, Edith Wharton, Virginia Woolf, Rosalía de Castro, Fernán Caballero y Emilia Pardo Bazán.
    Show book
  • Jane Eyre - cover

    Jane Eyre

    Charlotte Brontë

    • 50
    • 141
    • 0
    Toda la fuerza de Charlotte Brontë –una fuerza mucho más tremenda por estar constreñida- cabe en esta afirmación: «Amo, odio, sufro». Virginia Woolf
     
    De Jane Eyre (1847), ciertamente una de las novelas más famosas de estos dos últimos siglos, solemos conservar la imagen ultrarromántica de una azarosa historia de amor entre una institutriz pobre y su rico e imponente patrón, todo en el marco truculento y misterioso de una fantasmagoría gótica. Y olvidamos que, antes y después de la relación central con el abismal, sardónico y volcánico señor Rochester, Jane Eyre tiene otras relaciones, otras historias: episodios escalofriantes de una infancia tan maltratada como rebelde, pasos de enfermedad y arduo aprendizaje en un tétrico internado, estaciones de penuria y renuncia en la más absoluta desolación física y moral, inesperados golpes de fortuna, e incluso remansos de paz familiar y nuevas –aunque engañosas– proposiciones de matrimonio. Olvidamos, en fin, que la novela es todo un libro de la vida,  una confesión certera y severísima –rotundamente crítica– de un completo itinerario espiritual, y una exhaustiva ilustración de la lucha entre conciencia y sentimiento, entre principios y deseos, entre legitimidad y carácter, de una heroína que es la «llama cautiva» entre los extremos que forman su naturaleza.
     
    Carmen Martín Gaite ha rescatado el vigor, la riqueza y la naturalidad expresiva de un texto un tanto desvirtuado por la popularidad de sus múltiples versiones. Gracias a su traducción, quien creyera conocer esta novela, al leerla de nuevo, más que recordarla, la descubrirá.
    Show book
  • Los reflejos de la luna - cover

    Los reflejos de la luna

    Edith Wharton

    • 3
    • 8
    • 0
    «No se le había ocurrido todavía que quienes consienten en compartir el pan de la adversidad pueden querer todo el pastel de la prosperidad para ellos solos.» Edith Wharton
    
    Nick Lansing y Susy Branch son jóvenes, atractivos, brillantes: pagan «buenas cenas solo con buenos modales». Nick malvive de un menguante patrimonio familiar y de escribir artículos para una enciclopedia, aunque su ambición es ser novelista. Susy, hija de un padre derrochador ya fallecido, lleva desde los diecisiete años sabiendo «arreglárselas», y viviendo de prestado en las múltiples casas, en Nueva York y en Europa, de sus amigas millonarias. Ninguno de los dos tiene un centavo pero están enamorados y deciden casarse, con la condición de que se separarán amistosamente si en un futuro alguno de ellos encuentra «un partido mejor». Empiezan a celebrar su moderno pacto con una luna de miel en la villa que les deja un amigo en el lago de Como. No tardan, sin embargo, en surgir conflictos de «sensibilidad moral»: ¿se puede ser un parásito de una manera más lícita que otra? ¿Hay límites? ¿La moralidad puede ser sinónimo de arrogancia? ¿Hay vida y amor más allá del dinero y el lujo? Los reflejos de la luna (1922), publicada dos años después de que Edith Wharton ganara el Premio Pulitzer por La edad de la inocencia, plantea estos dilemas a través de una agitada trama de intrigas, humillaciones y malentendidos. Los personajes se verán envueltos en una comedia de enredo pero sin risas: la autora no se burla de ellos, pero los somete con exquisito rigor a dolorosos apuros, a las patéticas tribulaciones del no saber. Y el centro es siempre el temor a la soledad. Wharton aúna en esta novela su característica ironía y su talento para la crónica social de un modo realmente imponente. De ella Allan Dwan hizo en 1923 una adaptación cinematográfica, hoy perdida, en cuyo guión participó Francis Scott Fitzgerald.
    Show book