Join us on a literary world trip!
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Subscribe to read the full book or read the first pages for free!
All characters reduced
El señor Wilder y yo - cover

El señor Wilder y yo

Jonathan Coe

Translator Javier Lacruz

Publisher: Editorial Anagrama

  • 0
  • 7
  • 0

Summary

Una novela nostálgica, dulce, culta y encantadora, atemporal, con la que vuelve un Jonathan Coe cargado de sensibilidad y oficio.  
A sus cincuenta y siete, la carrera como compositora de bandas sonoras de Calista Frangopoulou, griega afincada en Londres desde hace décadas, no pasa por su mejor momento. Tampoco lo hace su vida familiar: su hija Ariane se va a estudiar a Australia, sin que aparentemente eso la entristezca del mismo modo que entristece a su madre, y su otra hija adolescente, Fran, está pendiente de interrumpir un embarazo indeseado. Mientras su profesión la arrincona y sus hijas, decididas o titubeantes, empiezan a abrirse paso por sí solas, Calista recuerda el momento en el que todo empezó para ella; julio de 1976, cuando en Los Ángeles, y ostensiblemente poco arreglada para la ocasión, se presenta con su amiga Gill en una cena que celebra un antiguo amigo del padre de esta: un director de cine setentón del que ninguna de las dos sabe nada, y que resulta ser Billy Wilder; Wilder, que, con su esquiva bonhomía, termina contratando a Calista como intérprete para que la asista en la filmación de su nueva película, Fedora, que se rodará en Grecia el año siguiente. 
Y así, en la isla de Lefkada, el verano de 1977, Calista Frangopoulou empieza a abrirse paso por sí sola como más tarde harán sus hijas: y descubre el mundo, y el amor, y, de la mano de uno de sus grandes genios, una particular forma de entender el cine que está empezando a desaparecer. «Eso es lo que se lleva ahora. No has hecho una película seria a no ser que los espectadores salgan del cine sintiendo que les apetece suicidarse. (...) Les tienes que dar algo más, algo un poco más elegante, un poco más bonito», dice, primero sardónico y luego tierno, un Billy Wilder excelentemente caracterizado en las páginas de este libro; y más adelante añade: «Lubitsch vivió la gran guerra de Europa (me refiero a la primera), y cuando ya has pasado por algo como eso lo has interiorizado, ¿entiendes lo que quiero decir? La tragedia pasa a formar parte de ti. Está ahí, no tienes que gritarla a los cuatro vientos y salpicar la pantalla con ese horror todo el tiempo.» 
Atenta a las enseñanzas del maestro, El señor Wilder y yo apuesta por una amabilidad cargada de contenido, capaz también de abordar con la mayor sobriedad el drama: las incertidumbres de la juventud, pero también las de la edad adulta; las fragilidades de la familia, sus fortalezas; el trauma privado y colectivo del Holocausto... todos comparecen en esta novela nostálgica, dulce, atemporal y encantadora, con la que vuelve un Jonathan Coe cargado de sensibilidad y oficio.

Other books that might interest you

  • Pet Shop Boys literalmente - cover

    Pet Shop Boys literalmente

    Chris Heath

    • 0
    • 1
    • 0
    1989. Los Pet Shop Boys —el elegante y carismático Neil Tennant (voz) y el esquivo Chris Lowe (teclados)—, quizás el dúo más brillante del pop británico de los ochenta, que hasta la fecha había lanzado hits imperecederos como "West End Girls", "Opportunities", "It's a Sin", "Left to My Own Devices" o "Domino Dancing" y cuatro álbumes que habían arrasado en las listas de éxitos, por fin se decidían a emprender la que sería su primera gira internacional. Hasta entonces, su obsesión por el control de todos los detalles de su producción musical, cierto pánico escénico y la ambiciosa puesta en escena que pensaban que sus actuaciones frente al público debían tener habían frustrado cualquier intento de ofrecer un directo. Por fin, en verano de 1989, el dúo aceptó dar una serie de conciertos fastuosos que los llevarían a Hong Kong y Japón, más unas fechas ya de regreso en el Reino Unido. En este periplo, los acompañaría —además de la troupe de bailarines y músicos de soporte, su equipo de  management  y el fotógrafo Lawrence Watson— el periodista Chris Heath, al que encomendaron la ardua tarea de escribir un libro sobre la experiencia y, por extensión, componer un retrato de los PSB. El resultado fue  Pet Shop Boys, literalmente , publicado originalmente en 1990 y recientemente reeditado y ampliado, un clásico de la literatura musical que nos muestra con humor y sin filtros la vida de estos dos genios del pop. Además de las peripecias acaecidas durante la gira, Heath nos revela la singular personalidad —a veces altiva, a veces prosaica— de Tennant/Lowe y la de su peculiar séquito de acompañantes para componer un fresco inolvidable del momento álgido de uno de los grupos más influyentes de todos los tiempos.
    Show book
  • Madrid 1987 - cover

    Madrid 1987

    David Trueba

    • 8
    • 26
    • 0
    En un caluroso fin de semana de julio de 1987, con la ciudad de Madrid desierta, Miguel, un veterano articulista, temido y respetado, se cita en un café con Ángela, una joven estudiante de primer curso de Periodismo. Obligados a convivir en una jornada muy particular, ambos tratarán de sobrevivir al roce del deseo. Como dos trenes, sus personalidades chocan frontalmente, en la España de 1987, un país que terminaba de cerrar el capítulo negro del franquismo y se instalaba plácidamente en la democracia. Quizá demasiado plácidamente, mientras los valores y las jerarquías tradicionales aún disfrutaban de un poder sólido. Anagrama presenta el guión de Madrid 1987, la última película del escritor y realizador David Trueba, definida por la crítica norteamericana tras su paso por el festival de cine de Sundance como un cruce entre el cine intimista y la literatura de Philip Roth, otra magnífica obra literaria de Trueba.
    Show book
  • Paul Gauguin - cover

    Paul Gauguin

    Nathalia Brodskaya

    • 0
    • 1
    • 0
    Paul Gauguin fue primero un marino y luego un exitoso corredor de bolsa en París. En 1874 comenzó a pintar los fines de semana, como pasatiempo. Nueve años después, tras la caída de la bolsa de valores, se sintió lo bastante confiado en su habilidad para ganarse la vida pintando, que renunció a su puesto y se dedicó a la pintura de tiempo completo. Siguiendo el ejemplo de Cézanne, Gauguin pintó naturalezas muertas desde el principio de su vida artística. Incluso poseía una naturaleza muerta de Cézanne, que aparece en el cuadro de Gauguin Retrato de Marie Lagadu. El año de 1891 fue crucial para Gauguin. En ese año dejó Francia y se marchó a Tahití, donde permaneció hasta 1893. Su estancia en este país determinó su vida y trayectoria futuras, ya que, en 1895, después de pasar una temporada en Francia, volvió a Tahití para siempre. En Tahití, Gauguin descubrió el arte primitivo, con sus formas planas y los colores violentos de una naturaleza salvaje. Con sinceridad absoluta, los transfirió a sus lienzos. A partir de ese momento, sus pinturas reflejaron este estilo: una simplificación radical del dibujo, colores brillantes, puros y vivos, una composición de tipo ornamental y una deliberada falta de contraste en los planos. Gauguin bautizó su estilo como “simbolismo sintético”.
    Show book
  • El Prado inadvertido - cover

    El Prado inadvertido

    Estrella De Diego

    • 0
    • 2
    • 0
    Un recorrido por el Museo del Prado –por sus imprescindibles y sus olvidados– de la mano de una prestigiosa especialista.  
    Paseos por el Museo del Prado. Por sus clásicos y sus olvidados. Por su historia, sus historias y sus recovecos. Siguiendo la estela del clásico Tres horas en el Museo del Prado de Eugenio d’Ors, Estrella de Diego nos propone un nuevo recorrido con una mirada del siglo XXI. 
    Y así asoman por estas páginas imprescindibles como Las meninas de Velázquez leídas a la luz del Pierre Menard de Borges, o las obras de Goya; también cuadros históricos que hoy vemos con otros ojos e interpretamos con otra perspectiva, como Las hijas del Cid de Teófilo de la Puebla o Juana la Loca de Pradilla, o la escultura del Hermafrodito; y lienzos olvidados como los de Clara Peeters o el espléndido retrato de un león africano titulado El Cid de Rosa Bonheur, que durante demasiado tiempo estuvo guardado en los sótanos, acaso porque su autora era mujer y lesbiana, y si hoy hay que reivindicarla es sobre todo como una gran pintora a secas. 
    El Prado inadvertido se mueve entre el ensayo y la memoria personal y es un homenaje a un museo que ha acompañado a la autora a lo largo de toda su vida. Un museo cargado de pasado y de futuro; un espacio vivo, que se va transformando a través de las miradas de las sucesivas épocas. Porque, como dice Estrella de Diego: «Los museos, como las palabras y las historias y las imágenes, van cambiando a cada paso; llenándose de narrativas diferentes y nuevas, las que exigen los cambios en el gusto, las que persiguen las transformaciones en el concepto de calidad; las que se construyen, aun sin saberlo, desde las leyes del extranjero: traer y llevar las preguntas. Es cuestión de sacar lo olvidado a la luz –aunque lo olvidado sea diferente en cada momento histórico– y rescatar lo excluido teniendo clara una cosa: por mucho que tratemos de recuperar lo excluido, siempre quedará algo fuera, alguien fuera.»
    Show book
  • Manuscritos Iluminados - cover

    Manuscritos Iluminados

    Tamara Woronowa, Andrej Sterligow

    • 2
    • 28
    • 0
    Aquellos que han tenido la oportunidad de sostener entre sus manos un manuscrito medieval, no habrán podido evitar verse sorprendidos por la sensación de entrar en contacto directo con un pasado remoto. Tiempo atrás, cuando un libro era una verdadera obra de artesanía y cada copia el resultado de un laborioso proceso, este objeto constituía una obra de arte más que un volátil producto comercial. El volumen de Mega Square Manuscritos Iluminados presenta al lector asombrosas ilustraciones medievales y adornos únicos que constituyen un testimonio de la privilegiada imaginación de sus creadores.
    Show book
  • Paul Thomas Anderson - cover

    Paul Thomas Anderson

    José Francisco Montero Martínez

    • 0
    • 1
    • 0
    Después de cinco largometrajes y diversos trabajos en otros formatos, Paul Thomas Anderson se ha erigido como uno de los autores más influyentes y complejos del cine actual. Responsable también de los guiones de sus películas, P. T. Anderson ha creado ya una obra muy cohesionada pero en la que es apreciable, asimismo, una sugerente evolución. Si antes de cumplir los treinta años, Anderson era ya autor de dos obras capitales -"Boogie Nights" y "Magnolia", después de su también magnífica ópera prima, "Sydney"-, y tras el deslumbrante experimento que constituyó "Embriagado de amor", con "Pozos de ambición" ofrece una nueva obra maestra que, además, supone un trascendental paso en su trayectoria. Todas ellas son películas situadas en un difuso espacio entre la gloriosa tradición cinematográfica de su país y las corrientes más rigurosas e inventivas del cine contemporáneo, pero ante todo insobornablemente personales, ofreciendo con las mismas un complejo retrato de los EEUU que, como ocurre con los grandes autores, posee resonancias universales.
    En este libro se abordan algunos de las circunstancias que han marcado su carrera, se perfila la aportación de cada una de sus películas a la evolución de su autor, se analizan exhaustivamente cada una de ellas y se estudian las preocupaciones creativas que han caracterizado hasta ahora su obra y, sobre todo, cómo han ido tomando forma a lo largo de la misma.
    Show book