Join us on a literary world trip!
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Subscribe to read the full book or read the first pages for free!
All characters reduced
La sirena negra - cover

La sirena negra

Emilia Pardo Bazán

Publisher: Uve Books

  • 2
  • 3
  • 0

Summary

Gaspar es un aristócrata acaudalado y refinado, especialmente desencantado de la vida, presa de una obsesión con la muerte y con un oscuro pasado que le atormenta. En una consulta médica, conoce a una mujer enferma de tuberculosis y a su pequeño hijo Rafaelín, al cual, cuando aquella fallece, adopta como hijo suyo. Gaspar adora a este niño, que le parece más hijo suyo que si lo fuera de verdad, se traslada, se aparta de su hermana y de la mujer con la que planeaba contraer matrimonio para dedicarse por entero al niño. Pero, en un giro dramático, mira a la muerte a los ojos y ya no volverá a ser el mismo.
El naturalismo, el simbolismo, la decadencia y el esoterismo se entremezclan dando forma a esta novela en la que el protagonista busca la redención en un marco de bellos paisajes.
La sirena negra, es una novela corta, publicada por primera vez en 1908 y forma parte junto con La quimera (1905) y Dulce sueño (1911), de las novelas negras de Emilia Pardo Bazán.

Other books that might interest you

  • La niña duende - cover

    La niña duende

    George Sand

    • 3
    • 2
    • 0
    El señor Barbeau, próspero agricultor y concejal del pueblo de La Coisse, decide ceder a uno de sus hijos, Landry, a un vecino para que trabaje en sus tierras. Sylvinet, su hermano gemelo, se siente menospreciado por no haber sido el elegido y un buen día, triste y airado, huye de casa. Al partir a buscarlo, Landry se encuentra con Fadette, apodada por los niños del pueblo el Cricrí porque dicen que es más fea que un grillo. La muchacha, con fama de bruja, se ofrece a ayudarle a encontrar al hermano perdido si le promete que obedecerá cualquier orden que le imponga después. Landry acepta, Sylvinet aparece, y la pequeña Fadette exige el cumplimiento del pacto. La atmósfera y el lenguaje del cuento de hadas son muy reconocibles en La niña duende (1849), la más famosa del ciclo de «novelas campestres» de George Sand, pero no impiden el desarrollo de la observación realista y del espíritu desmitificador: la bruja bien puede ser al final una científica, una psicóloga o una confesora. Por su parte, los dos hermanos Barbeau dan pie a un delicado y emocionante estudio del paso de la infancia a la edad adulta, una época de descubrimientos, celos, vergüenzas y melancolías. La novela busca reconciliar la pasión con la naturaleza, dirigida por «ese espíritu que observa, que compara, que se fija, que prueba».
    Show book
  • Jane Eyre - cover

    Jane Eyre

    Charlotte Brontë

    • 51
    • 145
    • 0
    Toda la fuerza de Charlotte Brontë –una fuerza mucho más tremenda por estar constreñida- cabe en esta afirmación: «Amo, odio, sufro». Virginia Woolf
     
    De Jane Eyre (1847), ciertamente una de las novelas más famosas de estos dos últimos siglos, solemos conservar la imagen ultrarromántica de una azarosa historia de amor entre una institutriz pobre y su rico e imponente patrón, todo en el marco truculento y misterioso de una fantasmagoría gótica. Y olvidamos que, antes y después de la relación central con el abismal, sardónico y volcánico señor Rochester, Jane Eyre tiene otras relaciones, otras historias: episodios escalofriantes de una infancia tan maltratada como rebelde, pasos de enfermedad y arduo aprendizaje en un tétrico internado, estaciones de penuria y renuncia en la más absoluta desolación física y moral, inesperados golpes de fortuna, e incluso remansos de paz familiar y nuevas –aunque engañosas– proposiciones de matrimonio. Olvidamos, en fin, que la novela es todo un libro de la vida,  una confesión certera y severísima –rotundamente crítica– de un completo itinerario espiritual, y una exhaustiva ilustración de la lucha entre conciencia y sentimiento, entre principios y deseos, entre legitimidad y carácter, de una heroína que es la «llama cautiva» entre los extremos que forman su naturaleza.
     
    Carmen Martín Gaite ha rescatado el vigor, la riqueza y la naturalidad expresiva de un texto un tanto desvirtuado por la popularidad de sus múltiples versiones. Gracias a su traducción, quien creyera conocer esta novela, al leerla de nuevo, más que recordarla, la descubrirá.
    Show book
  • Madame Bovary - cover

    Madame Bovary

    Gustave Flaubert

    • 44
    • 165
    • 1
    Un simple drama local sirvió a Flaubert para iniciar un trabajo de creación «sobre nada», que tuvo por fruto una de las novelas capitales de la literatura: con esa nada, Flaubert construyó no sólo un personaje, sino un modelo  de mujer que resume los dramas íntimos de muchas mujeres educadas en sentimientos heredados del romanticismo. Emma Bovary, esposa de un médico rural, y enamorada del amor, servirá al novelista para trazar un tipo femenino permanente en el tiempo, utilizando un realismo minucioso que refleja la verdad y afirma la voluntad de perseguir la belleza, en un ambiente de mediocridad humana en el que la ley social del dinero impone sus coacciones, para terminar llevando a Emma a un destino fatal. 
    
    Esta edición se enriquece con tres fragmentos hasta ahora inéditos sacados de los manuscritos, en los que se discuten temas capitales para entender intrínsecamente al personaje, como la propuesta de Homais de que debería prohibirse la lectura a las mujeres, vieja idea medieval que viene arrastrándose de siglo en siglo.
    Show book
  • Paprika Johnson y otros relatos - cover

    Paprika Johnson y otros relatos

    Djuna Barnes

    • 2
    • 1
    • 0
    Djuna Barnes, a pesar de ser admirada por autores de la talla de James Joyce, T. S. Eliot, Carson McCullers o Anaïs Nin,  cayó en el olvido al ser opacada por los hombres de su generación, "la generación perdida". Sin embargo, el paso del tiempo ha puesto de manifiesto no solo su imprescindible contribución a la literatura modernista, sino también al feminismo, la sexualidad y la moralidad de un país cambiante que Barnes tuvo que dejar atrás para lograr la libertad que tanto ansiaba en su vida y en su creación artística.    
    Barnes desafió las convenciones literarias y sociales, como muestran los relatos de esta antología, muchos de los cuales tienen como protagonistas a distintas mujeres que encarnan un nuevo mundo femenino. Su estilo característico y el brillante ingenio para la metáfora que protagonizaron su obra a lo largo de su vida están ya presentes en estos relatos de juventud que retratan la bohemia de Greenwich Village de principios del siglo xx y que Barnes publicó por primera vez en distintas revistas y periódicos. En este libro pueden sentirse las ganas de vivir de una joven dispuesta a comerse al mundo, al mismo tiempo que lo observa con detenimiento desde una mentalidad de otro siglo, desde el futuro.   
    Show book
  • Armadale - cover

    Armadale

    Wilkie Collins

    • 2
    • 2
    • 0
    El viejo Allan Armadale, plantador de las Antillas, confiesa por escrito en su lecho de muerte un horrible secreto que solo debe conocer su hijo cuando cumpla la mayoría de edad. Veinte años después, este hijo mulato se hace llamar Ozias Midwinter, es melancólico y, después de una vida atribulada y sin afecto, encuentra por fin un amigo: un joven impulsivo y cordial, amante del mar y libre de preocupaciones, que hereda inesperadamente una gran fortuna. Pero la revelación del secreto causa un enorme sufrimiento, complicado por la intervención de una hermosa pelirroja de oscuro pasado, la señorita Lydia Gwilt, que, con sus maquinaciones y falta de escrúpulos, está dispuesta a sembrar el caos por allí donde pasa: «He demostrado ­­–se jacta en una ocasión­– que yo no soy yo». Antítesis de la redimible «mujer caída» victoriana, rebelde a toda sumisión, azote de la respetabilidad y el sentimentalismo, este personaje es sin duda una de las mayores creaciones de Wilkie Collins y el motor de una endiablada trama de codicia, acoso, suplantación y asesinato.
    
    De la ciudad balneario de Wildbad a la agreste isla de Man, de Madeira al laberíntico Londres, de los lagos de Norfolk a la soleada Nápoles, "Armadale" (1864-1866), que aquí presentamos en traducción de José C. Vales, va de lo onírico a lo real, de lo patético a lo cómico sin conceder apenas un respiro al lector. El mero nombre de Armadale, signo de legitimidad, herencia y poder, es también como una palabra mágica, a veces una maldición y otras un encanto. «Como todas las novelas de Collins  ­–dijo T. S. Eliot–, tiene el inmenso (y cada día más raro) mérito de no ser nunca aburrida.»
    Show book
  • Del revés - cover

    Del revés

    Jules Verne

    • 6
    • 34
    • 0
    En nuestros días, aprovechado el cambio climático, un presidente esta-dounidense se ofrece a comprar Groenlandia, y un presidente ruso se felicita porque la desaparición de los hielos puede abrir permanente-mente para la navegación el mítico Pasaje del Noreste. En 1889, en Sin arriba y sin abajo, el experto en cálculo J. T. Maston y sus socios del Gun Club, que ya habían emprendido las temerarias aventuras de De la Tierra a la Luna y Alrededor de la Luna, encuentran financiación en una millonaria de Baltimore para emprender otro singular proyecto: cambiar el eje de la Tierra para derretir parte del Polo Norte y así poder explotar sus yacimientos de hulla. Nadie sabe cómo lo harán ni desde dónde, pero, después de una subasta pública en la que se les adjudican las tierras árticas nunca exploradas por encima del paralelo 84º, secre-tamente se ponen manos a la obra. Pronto, sin embargo, para espanto del mundo entero, se conocerán las consecuencias catastróficas para el planeta: fin de las estaciones, océanos y mares vaciados, países inunda-dos, otros tan elevados que casi será imposible respirar… ¿Conseguirá alguien detener tan descabellado propósito? Jules Verne fue visionario en muchas cosas: también en el agotamiento del combustible mineral y en el cambio climático; y no vaciló en atribuir la responsabilidad a la codicia de las naciones. En esta novela aventurada y sardónica el prota-gonista no son los personajes, sino la Tierra.
    Show book