Add this book to bookshelf
Grey 902feb64d8b6d481ab8ddda06fbebbba4c95dfa9b7936a7beeb197266cd8b846
Write a new comment Default profile 50px
Grey 902feb64d8b6d481ab8ddda06fbebbba4c95dfa9b7936a7beeb197266cd8b846
Spinner ae25b23ec1304e55286f349b58b08b50e88aad5748913a7eb729246ffefa31c9
Abismo - cover

Abismo

Carol Shaben

Translator Isabel Ferrer

Publisher: Roca Editorial

  • 26
  • 145
  • 0

Summary

Una noche helada de octubre, en 1984, una avioneta que llevaba a bordo nueve pasajeros se estrelló en los bosques del norte de Alberta, Canadá. Murieron seis personas. Los cuatro supervivientes fueron el piloto novato; un importante político; un policía y el detenido al que escoltaba para llevarle a juicio. 
 A pesar del mal tiempo, Erik Vogel, el piloto de 24 años, fue presionado para volar, algo que no es infrecuente en las líneas aéreas pequeñas. Su temor a perder el trabajo si se negaba, le obligó a tomar la decisión de alzar el vuelo. Larry Shaben, el padre del autor y el primer ministro musulmán de la historia de Canadá, volvía a casa después de su ocupada semana en el Parlamento canadiense. El policía recién salido de la academia Scott Deschamps había decidido quitarle las esposas al detenido al que escoltaba ?Paul Archambault, un vagabundo con acusaciones pendientes en otro estado? nada más subir al avión, un hecho que va en contra de las normas y que acabó por tener una considerable importancia en los acontecimientos que estaban aún por suceder. La lucha por la supervivencia acaba por borrar todas las barreras sociales, la diferencia de clases, las cifras de la cuenta corriente de cada uno y hace que se enfrenten con las limitaciones de la propia existencia. Los supervivientes acabaron por forjar amistades inesperadas y a través de ellas encontraron también la fuerza y el coraje para reconstruir sus vidas.

Who read this book also read:

  • Los Personajes Más Productivos De La Historia - cover

    Los Personajes Más Productivos...

    Michael Rank

    • 0
    • 0
    • 0
    Nunca se supo cómo lo hizo. Pocos compositores escriben más de una o dos sinfonías durante su vida. Beethoven dedicó un año para componer sus sinfonías más cortas sin embargo necesitó más de seis años para su novena sinfonía. Pero Georg Philipp Telemann compuso al menos 200 oberturas en un periodo de dos años. A lo largo de su vida,  Telemann completó más de 3000 piezas, aunque sólo 800 han sobrevivido hasta nuestros días. 
    
    
    No fue el único cuya productividad desafió todo límite de la razón. El científico griego Arquímedes descubrió fenómenos matemáticos que no fueron confirmados hasta 17 siglos después. Isaac Newton creó la física clásica, y fue uno de los inventores del cálculo. Benjamin Franklin escribió, publicó, polemizó, inventó, experimentó y bromeó. Y en ocasiones lo hacía todo a la vez. Theodore Roosevelt fue el primer estadounidense que ganó un cinturón de judo, que cazó, que escribió varios libros y que leía cuatro horas al día, incluso en los momentos más difíciles de su vida política. 
    
    
    Este libro explora las vidas de los 18 personajes más productivos de la historia. Analizaremos las culturas en las que nacieron y los métodos que utilizaron para conseguir unos resultados tan arrolladores. Puede que incluso hasta tengamos tiempo de concentrarnos en los quehaceres de nuestras vidas que son realmente significativos.
    Show book
  • Juan Marsé Periodismo perdido (Antología 1957-1978) - cover

    Juan Marsé Periodismo perdido...

    Joaquim Roglan

    • 1
    • 2
    • 0
    Juan Marsé dice que no es periodista. Pero lo es. Galardonado con los principales premios literarios, incluido el Cervantes, mantiene Marsé que el periodismo sólo fue para él un modo de ganar un dinero que le permitía hacer literatura. Debutó en 1957 en la revista Arcinema, prosiguió en un catálogo de sastrería llamado Don y maduró como redactor jefe en las revistas Bocaccio y Por Favor. Este libro rescata sus textos iniciáticos, críticas de cine, teatro y televisión, entrevistas a folclóricas y toreros, consultorios sentimentales y retratos que le elevaron a maestro del género. Polemista, valiente, ágil, sincero, divertido y contundente, esta antología abarca desde su periodismo bajo censura hasta el preludio de la libertad de expresión. La selección, avalada por el autor, demuestra que sus textos perdidos mantienen la vigencia de todo clásico y que el buen periodismo sólo es buena literatura apresurada. Aunque Marsé no se lo crea.
    Show book
  • Españoles Franco ha muerto - cover

    Españoles Franco ha muerto

    Justo Serna

    • 0
    • 0
    • 0
    Cuando el Generalísimo Francisco Franco muere el 20 de noviembre de 1975, el autor de este libro apenas rebasa los 16 años, escasísima edad para analizar los hechos o para vislumbrar el porvenir con alguna claridad.
    Es un joven leído e ignorante, nacido en el seno de una familia tibia, propia de franquismo sociológico. Resulta un ejemplo, un epítome, como tantos otros educandos del franquismo: es un varón púber, un muchacho que sabe poquísimo de la Guerra Civil y del Régimen de Franco.
    A los 8 o 9 años descubre que él ha nacido en Zona Roja, que Valencia fue vanguardia antifranquista. No lo lleva bien. Le resulta decepcionante que su patria chica haya sido avanzadilla del republicanismo.
    Crece, malamente, con el convencimiento de que un jefe de Estado es una figura irrevocable, de que don Francisco Franco Bahamonde es vitalicio, felizmente vitalicio. En su familia no le han alertado de ese error perceptivo. No sabe ver o interpretar lo que ve en su entorno o en esa televisión marcial y rotunda.
    Todo conspira contra la claridad. Su madurez, su única madurez, será aprender la cultura de la democracia, la lección de las libertades. Estudia historia. La política no siempre es un juego de suma cero. A veces ganamos todos; a veces vemos cómo se hunden nuestros ideales. Pero los ideales no son mejores que la realidad más basta.
    La vida política es sumamente imperfecta, pero quienes han vivido lo peor o lo más triste saben qué es lo aceptable, lo tolerable, lo medianamente adecuado. Años de exilio, de cárcel, de represión enseñan a aguantar. A padecer y a aspirar.
    Cuando muere Franco, todo se abre, todo es posible, todo es factible, en un país rezagado cuyos habitantes protestan y se aúpan. La vida es algo más que este Régimen agonizante, un sistema político que flirteó con los fascismos y que luego se adaptó a la Guerra Fría.
    Show book
  • Francia combatiente - cover

    Francia combatiente

    Edith Wharton

    • 12
    • 22
    • 0
    «Es necesario que esto acabe: esa era la frase que estaba en boca de todos. Si la diplomacia podía evitar la guerra, tanto mejor: nadie en Francia la quería. Cualquiera que hubiera pasado los primeros días de agosto en París podría dar fe de que este era el espíritu generalizado. Pero si tenía que haber una guerra, entonces el país y cada una de sus almas estarían preparados para afrontarla.»En 1914, año en que estalló la primera guerra mundial, Edith Wharton tenía cincuenta y dos años y gozaba de un tremendo prestigio como novelista. Desde 1910 residía en Francia, el país que más amaba. No es difícil imaginar, pues, el horror que supuso para ella la invasión de Francia por los alemanes. A principios de 1915 la Cruz Roja francesa le pidió que informara sobre las necesidades de los hospitales del frente. Lo que vio le hizo albergar la idea de narrar sus experiencias en una serie de artículos para la Scribner's Magazine, que luego serían recopilados en el presente volumen. Era una época en que los corresponsales extranjeros estaban excluidos de la zona de combate. Pero nadie, por poderoso que fuera, era capaz de disuadir a Edith Wharton de su empeño, y de ese modo decidió abandonar su apartamento parisino para visitar, en seis apasionantes expediciones, el frente de batalla en que se decidía el destino de Europa, de Dunkerque a Belfort.
    Show book
  • Iban a la muerte como a una fiesta - Memoria del Martirio de Barbastro - cover

    Iban a la muerte como a una...

    Plácido María Gil Imirizaldu

    • 0
    • 0
    • 0
    Plácido Miguel Gil Imirizaldu nació en Lumbier (Navarra) el 10 de junio de 1921. Ingresa de niño como estudiante en el Monasterio Benedictino de El Pueyo. Con 15 años le toca vivir en 1936 uno de los episodios más trágicos del inicio de la Guerra Civil española con el martirio de toda la comunidad monástica convirtiéndole en testigo privilegiado de una de las paginas más bellas del reciente martirologio cristiano. Tras tres años en la retaguardia ingresaría como monje en Monasterio Benedictino de Valvanera (La Rioja). Tras cursar estudios en Montserrat y Roma fue ordenado sacerdote en 1946 y enviado al monasterio de El Paular (Madrid). Posteriormente desarrolló una apreciada labor pastoral en la diócesis de Málaga. Finalmente se incorporó al Monasterio Benedictino de Leyre (Navarra) donde contribuyó eficazmente a la promoción de la Causa de los Mártires de El Pueyo. Falleció en 2009.
    Show book
  • Otegi y la fuerza de la paz - cover

    Otegi y la fuerza de la paz

    Antoni Batista

    • 0
    • 3
    • 0
    «En estas páginas hay un Arnaldo Otegi como yo honestamente lo veo a partir de mi trato con él y con la gente que le es cercana, complementado con el seguimiento periodístico que hice durante veinticinco años en mi corresponsalía política en el País Vasco.
    Mi punto de vista, catalán, y por lo tanto ni vasco ni español, me ha permitido siempre observar el conflicto desde una distancia crítica.
    He tratado mucho a Arnaldo. Conservo innumerables notas de mis encuentros con él y diez horas de conversaciones grabadas. He contado que, sumando los ocho libros sobre el País Vasco que he escrito, tiene 156 referencias; y que, entre 1998 y 2004, sale 2.926 veces en mis crónicas y entrevistas.
    Antoni Batista
    
    
    «Rara avis excepcional, las honradas crónicas de Batista, en medio de una guerra y en momentos durísimos, eran aire limpio, no contaminado, iban siempre a contracorriente. Ayudaban a comprender un conflicto gravísimo, te hacían cuestionar tu opinión y tu visión y miraban lejos, siempre mucho más lejos, para vislumbrar otro mañana resolutivo.
    Una generación entera está en deuda con Batista por ayudarnos a pensar.»
    David Fernàndez (autor del prólogo)
    Show book