Join us on a literary world trip!
Add this book to bookshelf
Grey
Write a new comment Default profile 50px
Grey
Subscribe to read the full book or read the first pages for free!
All characters reduced
La vacuna - cover

La vacuna

Alberto Vázquez-Figueroa

Publisher: Kolima Books

  • 2
  • 10
  • 0

Summary

En la segunda parte de Cien años después, el maestro de la novela de acción relata la historia de una familia que vive la aventura más grande de la historia de la humanidad: la crisis del coronavirus y la desenfrenada carrera global por encontrar una vacuna para superar la pandemia que asola el planeta.
Tras la solidaridad de los primeros tiempos, la rápida y prolongada propagación del virus ha dado paso a un desaforado egoísmo y a un "sálvese quien pueda", que ya se ha escuchado incontables veces a lo largo de la historia. Pueblos, ciudades, e incluso civilizaciones, se han visto obligados a emigrar por culpa del avance de enemigos más poderosos, pero ahora no queda un solo lugar seguro.
Alberto Vázquez-Figueroa ha escrito esta novela inmerso en los terribles sucesos actuales, en un ejercicio de investigación y reflexión de surfear la ola del inmenso tsunami actual para adelantarse al avance de los inimaginables acontecimientos que estamos viviendo y que han sumido a la humanidad en una zozobra sin igual.

Other books that might interest you

  • El Robo del Niño - cover

    El Robo del Niño

    Cristian Orellana

    • 0
    • 6
    • 0
    El Niño del cerro El Plomo -el pequeño niño inca ofrendado en honor a Inti, el dios Sol- ha sido robado desde el Museo de Historia Natural. La detective Julia Delgado debe encontrarlo antes que sea dañado por sus captores.
    Show book
  • Memorias de un cronista vaticano - cover

    Memorias de un cronista vaticano

    José Ramón Pin Arboledas, María...

    • 1
    • 2
    • 0
    Año 4344 d. C. Se declara un misterioso incendio en la cocina de la Nunciatura apostólica de Nueva York, que requiere de la intervención de la Policía global. Calixto X es nombrado papa. Es el primer pontífice que proviene de la luna, base pionera en el proceso de colonización espacial que empezó unas décadas antes y que se ha convertido en el último reducto de la humanidad de los valores católicos. "El cronista", enviado especial del Vaticano, narra en esta sorprendente e interesantísima novela la crónica de las relaciones políticas, religiosas y sociales de una época futurista en la que la Tierra está bajo un Gobierno global con sede en la capital del mundo, New York, de ambiciones y enredos que involucran a las más altas esferas y jerarquías políticas y eclesiásticas, a una Policía global, a los medios de comunicación y a coaliciones financiero-políticas-teológicas que quieren dominar el mundo.
    Show book
  • Los colores del adiós - cover

    Los colores del adiós

    Bernhard Schlink

    • 3
    • 6
    • 0
    Nueve relatos prodigiosos que exploran la complejidad y las paradojas del alma humana. El autor de El lector sigue en plena forma.  
    Este libro reúne nueve deslumbrantes relatos que presentan un minucioso catálogo de actitudes y emociones humanas. Arranca con unos científicos pioneros en el campo de la inteligencia artificial en la Alemania comunista, con la Stasi y los remordimientos de fondo, y siguen otras historias: la del hombre que asiste impasible a la evolución del romance de una joven vecina a la que dio clases cuando era niña, intuyendo que no puede acabar bien; la del hijo que descubre el verdadero rostro de su madre durante unas vacaciones de verano en una isla y de este modo también se descubre a sí mismo; la del profesor de música que tiene un encuentro casual con una mujer de la que estuvo enamorado, del que emerge un secreto y acaso la posibilidad de volver al pasado; la del padrastro que se enfrenta al deseo de su hija lesbiana de tener descendencia; la del hombre que debe asimilar la muerte de su hermano, que ha sido para él casi un desconocido... 
    Bernhard Schlink, como ya hizo en su bestseller internacional El lector y en sus libros posteriores, continúa aquí la minuciosa y sutil exploración de las flaquezas y anhelos de los seres humanos: el amor, el miedo al paso del tiempo, la culpa, el autoengaño, los sueños que se evaporan, el dolor de la pérdida, los lazos afectivos que nos mantienen a flote... 
    En este caso lo hace a través de unos relatos que son prodigiosas piezas de cámara, construidas con elegancia, precisión e infinitos matices, en las que se pueden apreciar su profundidad psicológica, su portentoso manejo de las emociones, su perspicacia para plantear dilemas morales... El resultado es un libro redondo, que nos muestra al escritor en plenitud de facultades, como uno de los grandes narradores europeos en activo. 
    Show book
  • Un reflejo velado en el cristal - cover

    Un reflejo velado en el cristal

    Helen McCloy

    • 1
    • 5
    • 0
    Bajo el pretexto de «no acabar de encajar con el espíritu de la escuela», la joven profesora de arte Faustina Crayle es despedida a mitad de curso en el idílico internado de Brereton, en plena campiña neoyorquina. La única persona que parece dispuesta a apoyarla es su colega Gisela von Honenems, quien va dándose cuenta poco a poco del terror que su amiga causa en los demás y decide contarle el extraño fenómeno a su prometido, el doctor Basil Willing, psiquiatra asesor de la Fiscalía del Distrito de Nueva York y detective aficionado. Y este no tarda en presentarse en Brereton dispuesto a meter la nariz en este estrambótico puzle fuera de toda razón.
    Show book
  • Crímenes de autor - Una antología - cover

    Crímenes de autor - Una antología

    Guy de Maupassant, Benito Pérez...

    • 3
    • 9
    • 0
    Los mejores relatos policiacos de los grandes narradores de la literatura universal.
    
    
    
    Desde que a mediados del siglo XIX Edgar Allan Poe fijara las reglas del género detectivesco, este obtuvo rápidamente carta de naturaleza. Un tipo sofisticado de literatura, cuyo punto de referencia estético se basa en la variación de incidentes y hallazgos, tramas narrativas diversas y personajes distintos que comparten un espacio, y en el que se combina la naturalidad en el uso de palabras cotidianas ;la «suavidad engañosa» de la que hablaba Raymond Chandler; con la retórica del morbo. 
    
    El crimen atrae no solo porque es el único acto que podemos «resolver» en relación con la muerte, sino porque además falsea nuestra realidad cotidiana otorgándole una coherencia de la que normalmente suele carecer. La novela clásica se convierte así en novela de investigación, presentando el hecho criminal como un enigma para la razón, como un desafío que será el soporte del pacto entre el texto y sus lectores. 
    
    
    
    La popularidad del relato policiaco fue afianzándose en todo el mundo a lo largo de las décadas posteriores y, aparte de los narradores adscritos únicamente al género, otra clase de escritores no lograron resistirse, como no podía ser menos, a su indudable atractivo y probaron ocasionalmente a hacerlo suyo. De entre estos francotiradores, esta antología presenta a una veintena de autores de primerísima fila que no dudaron en intentarlo, aunque sus notables resultados hayan quedado a menudo sepultados injustamente por sus reconocidas obras mayores. Se trata pues aquí de recuperarlos y comprobar que no solo salieron airosos del reto, sino que destacaron además por su original enfoque y la depurada calidad de su prosa. 
    
    
    
    Walt Whitman, Thomas Hardy, Guy de Maupassant, Antón Chéjov, Benito Pérez Galdós, R. L. Stevenson, Rudyard Kipling, Stephen Crane, Jack London, Mark Twain, O Henry, Guillaume Apollinaire, Emilia Pardo Bazán, Jospeh Conrad, Saki, Franz Kafka, Katherine Mansfield, Edith Wharton y Arthur Machen.
    Show book
  • La vida pequeña - El arte de la fuga - cover

    La vida pequeña - El arte de la...

    J. Á. González Sainz

    • 4
    • 11
    • 1
    Un cuaderno de bitácora para afrontar la vida de un modo nuevo. Una respuesta a la pandemia a través de la escritura.   
    Tras un cataclismo de colosales dimensiones provocado por algo minúsculo que lo contagia todo, una voz reflexiona, urde, recuerda o recita, tal reza. Percibe que, bajo la crisis mundial desatada por la pandemia, se esconde en el fondo otra enfermedad epidémica más local pero de análogas dimensiones, o quizá hasta de mayor gravedad: la de nuestros modos de vida, la de nuestra relación con la realidad y con las palabras. La voz, un puro ejercicio de razón, va desgranando temas y variaciones en una melodía moral que a veces se modula narrativamente y otras como un monólogo teatral o una indagación poética o filosófica, y donde todos los registros, desde el más grave hasta el humorístico, se van trenzando en una suerte de arte de la fuga conceptual y musical a la par. 
    Bajo el título genérico de La vida pequeña, J. Á. González Sainz emprende una suerte de dietario, de cuaderno de bitácora, compuesto por breves textos íntimos en busca de un nuevo modo de mirar y vivir. Es como una caja de píldoras meditativas, o un collar de cuentas que se pueden leer hiladas desde el principio o incluso sueltas, al azar. El proyecto está planteado como una trilogía: El arte de la fuga es la primera entrega, a la que seguirán El arte del lugar y El arte del instante. 
    Este es un libro contra la aceleración, contra la pérdida de realidad y la banalidad, contra la desatención y la mentira y contra las muchedumbres. Frente a las colosales dimensiones de todo ello en nuestras vidas, «la vida pequeña que no sé si propongo o me propongo o más bien busco o imagino o qué sé yo qué», dice el texto, «guarda relación con una nueva heroicidad que tal vez podría llamarse alegría, la heroicidad de gustar alegrías más altas». Aún faltan esos héroes, escribió Hölderlin, de cuya mano (igual que de la de Machado, Montaigne y Handke, Séneca o Camus o Rilke, con quien a Stefan Zweig le encantaba pasear porque reparaba en cualquier pequeñez), el autor, o más bien «el atento, el aproximado», emprende su denodada búsqueda literaria y filosófica. Otros muchos autores le acompañan, por ejemplo Thoreau o Stevenson, de quien una cita sirve de pórtico y declaración de intenciones: «Tenemos tanta prisa por hacer, por escribir, por adquirir velocidad, por hacer nuestra voz audible un momento en el desdeñoso silencio de la eternidad, que nos olvidamos de una cosa, de la que esas otras solo forman parte, es decir, de vivir.» 
    Una obra de orfebre, destilada con afinado oído para la lengua, hecha de pensamientos sosegados o de imaginaciones disparatadas y recuerdos, en busca de un modo nuevo de afrontar la vida y la realidad: «huir a lo real», leemos, «desbrozar las fantasmagorías y la inacabable filfa del barullo de nuestros días para escabullirse a la ligereza del asiento de lo real».
    Show book